Saltar al contenido

La marcha del presidente soberbio

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

OBSERVANDO

Patricia Alvarado

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

La marcha del presidente soberbio

Guadalajara, Jalisco.- Sólo en los países gobernados por hombres soberbios pueden ocurrir acontecimientos como los que están a punto de suceder en México.

     A escasos días de las marchas y manifestaciones en todo el país organizadas por la ciudadanía en contra de la Reforma Electoral y la defensa de la democracia, el presidente López Obrador está convocando a una marcha el 27 de noviembre del año en curso a las 9:00 a.m. desde el Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, con motivo de su cuarto año en el poder, en un principio anuncio que sería un mitin el que realizaría, ahora lo cambia por una marcha.

     La soberbia vuelve a permear desde el Estado, – ¿qué querrá demostrar el presidente? -, – ¿otra vez el dispendio público en acarreos y dádivas, para subrayar que es un presidente invencible? -, – ¿al presidente le importa más una marcha que gobernar México-?

     Al presidente no le gusta gobernar, porque no sabe, lo suyo, lo suyo es polarizar, enfrentar a los mexicanos entre sí, porque como dice el dicho divide y vencerás, a eso le apuesta.

     Esta marcha es un reto de a ver – ¿“quién escupe más lejos”? -, es una respuesta machista y revanchista que desafortunadamente pone a la ciudadanía contrapunteada.

     El presidente de México no busca la pacificación del país. La conciliación y la unidad del pueblo de México no le interesan, como tampoco le interesan, la niñez con cáncer, la violencia contra las mujeres, el combate a la delincuencia, etc.

     La marcha del pasado domingo 13 de noviembre en varios estados del país fue  una respuesta contundente contra la Reforma Electoral, una marcha sin acarreos de personas, sin conciertos gratuitos, sin funcionarios obligados, sin tortas ni frutsi, sin pases de lista, sin sobres amarillos, sin vandalismo, desde la intolerancia Martí Batres declaró que los participantes en ciudad de México fueron si acaso 12 mil personas, el presidente López Obrador dijo que entre 50 a 60 mil personas, si desde el gobierno en turno no se ponen de acuerdo con las cifras, -¿creen acaso que la ciudadanía confiará en su reforma electoral?-.

     La narrativa de las “fuerzas vivas” están a punto de morir, por la manipulación del gobierno federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, una lástima de presidente que llego por un hartazgo ciudadano y que no ha podido consolidar el poder por perderse en la soberbia y el ego de su personaje.

Tal vez te puede interesar ¿En que consiste la Reforma Electoral?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: