Saltar al contenido

¿Acuerdos de paz?

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

Observando

Patricia Alvarado

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

“Hay sapos muy grandes que nos tenemos que tragar por la paz”:

Juan Manuel Santos

¿Acuerdos de paz?

Guadalajara, Jalisco. En los procesos de paz de diferentes países se han tragado sapos en nombre de la paz, una alegoría de frase sobre pactos y acuerdos de paz; ya lo dijo el premio nobel de la Paz José Manuel Santos expresidente de Colombia y premio Nobel de la Paz 2016 “si queremos la paz tenemos que sentarnos con ellos (Las FARC) a decir cómo es que vamos a acordar esta paz.

La alternativa es 20 o 30 años más de guerra de lo que estamos viviendo con víctimas, sufrimiento y muerte. Sí, son sapos muy grandes que uno se tiene que tragar”, el acuerdo de paz en Colombia después del conflicto armado por 50 años pone fin a la violencia con la guerrilla más sangrienta de Colombia; este acuerdo buscó impedir que haya más víctimas y unir esfuerzos para construir paz duradera y estable, un acuerdo que no ha avanzado como se esperaba y como requieren las necesidades básicas actuales de la sociedad colombiana.

     En México algo similar se está viviendo ante el panorama desalentador y desolador de la violencia en nuestro país.

Recientemente Manuel Espino Barrientos político panista y ahora morenista se explayó al participar en un foro denominado “Seguridad y Justicia por un México Mejor”, que se llevó a cabo en el Senado de la República. Señaló el exdiputado federal Espino Barrientos: “Yo le dije al secretario de Gobernación que la propuesta que puse en sus manos, que yo iba buscar la manera de hacerla llegar a algunos de los grupos del crimen organizado en México; y logré hacerla llegar, solamente recibí respuesta de dos: si esto se hace en México le damos”, reveló el político… “Aquí tal vez el mal menor que había que aceptar es dialogar y acordar con ellos, se puede, atendiendo sus intereses también, que los tienen”.    

     Los acuerdos de paz estriban en el cese de hostilidades entre partes involucradas en un conflicto. Se dan preeminentemente entre países en guerra, sin embargo, se ha llegado a acordar la paz entre gobiernos y la delincuencia ante la incapacidad del Estado de garantizar el orden social (caso Colombia), la política en seguridad en México ha dejado entrever que pacta sutilmente con el crimen con campañas de “abrazos no balazos” una campaña para parar la violencia pero que no ha fructificado con el alto a la violencia.

     Los acuerdos de paz buscan entre otras cosas el desarrollo del país de áreas tan disímiles como fortalecer la conciliación nacional y la democracia de un país, construyendo un país pluricultural y multiétnico, para garantizar y proteger los derechos humanos de las personas y el orden público.

La pregunta es ¿México se convertiría en una Colombia al pactar con la delincuencia? ¿Será que el actual gobierno quiere un Premio Nobel por pactar con la narcoviolencia en aras de la paz?

Tal vez te puede interesar Cuarto Informe de Seguridad: Alfaro truena contra medios de comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: