Saltar al contenido

El nacionalismo de AMLO

Javier Orozco Alvarado
Compartir en:

Hablando entre amigos

Javier Orozco Alvarado*

El nacionalismo de AMLO

El nacionalismo de AMLO

El nacionalismo es una corriente económica, política e ideológica contraria al modelo o pensamiento neoliberal. Especialmente, porque el nacionalismo promueve la intervención del estado en el mercado para impulsar la equidad, la justicia social y la distribución del ingreso, aprovechado el patrimonio nacional.

Por el contrario, el neoliberalismo supone que la distribución del ingreso es responsabilidad del mercado, en el que la iniciativa privada debe tener el control de las empresas, la oferta de bienes y servicios y la libertad para invertir en cualquier actividad o sector productivo en donde pueda obtener suficientes beneficios o utilidades lucrativas; sea a costa de la explotación laboral, de la fijación de precios especulativos, de la apropiación del patrimonio nacional, de exenciones fiscales o de hipotecar el patrimonio de la nación.

Un sistema capitalista como el nuestro, al igual que en cualquier parte del mundo, puede operar bajo un modelo económico nacionalista o bajo un modelo económico neoliberal. Por eso, bajo el neoliberalismo, las acciones del estado o sus políticas públicas estarán orientadas a beneficiar a las empresas extranjeras, a la oligarquía empresarial o al sector financiero.

Bajo el nacionalismo económico, las acciones del estado y sus políticas, estarán orientadas a proteger el patrimonio nacional, promover la competencia entre empresas públicas y privadas, diseñar programas sociales en favor de las mayorías y defender la soberanía.

La estrategia macroeconómica para promover el crecimiento económico, el empleo y la distribución del ingreso entre un modelo y otro, dependerá de las variables o instrumentos de política; que pueden ser políticas fiscales o políticas monetarias.

Por lo general, el neoliberalismo emplea la política monetaria para controlar la inflación, mantener la estabilidad cambiaria y redistribuir el ingreso. Por eso, cuando se elevan las tasas de interés para controlar la inflación, los banqueros aumentan su margen de ganancias, los productores locales salen perdiendo por el encarecimiento financiero, los consumidores reducen su consumo por el costo del crédito, la clase trabajadora pierde sus empleos y caen sus ingresos.

Por el contrario, el nacionalismo económico, emplea la política fiscal para contener la inflación, reduciendo o no aumentando los impuestos, regula los precios del mercado con la intervención de las empresas públicas o importa bienes de consumo libres de arancel para favorecer el abasto interno y la reducción de precios.

Eso explica el por qué el presidente Andrés Manuel pretende recuperar las empresas públicas como Pemex, CFE y Fertimex; empresas que habían sido privatizadas, dejando el abasto nacional en manos de empresas privadas altamente lucrativas. Por eso este gobierno ha retomado la rectoría del estado para el fomento económico interno con inversiones como el nuevo aeropuerto (AIFA), el tren Maya, la refinería Olmeca, el corredor transísmico, el tren eléctrico México-Toluca o la Línea 4 del tren ligero en Jalisco.

El nacionalismo de Amlo y su interés en dar continuidad a su modelo económico y político es la contrapropuesta al modelo neoliberal que nos impuso el PRIANISMO, desde Carlos Salinas hasta Peña Nieto.

*Es Investigador de El Colegio de Jalisco, A.C.

Tal vez te puede interesar Chivas le empata a Atlas 1-1 y anuncia taquilla gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *