Saltar al contenido

Manipulación

Roque Albin Huerta
Compartir en:

Generalidades

José Roque Albín Huerta*

Roque Albin Huerta

Manipulación

El origen etimológico del término manipulación, emana del latín y más exactamente del vocablo manipulus que se empleaba para referirse a aquel comando militar que era manipulado o dirigido por un mando determinado.

Entonces, se entiende también a la manipulación como la acción y efecto de manipular ya sea, operar con las manos o con un instrumento, manosear algo, intervenir con medios hábiles para distorsionar la realidad al servicio de intereses particulares.

La manipulación es cuando los demás ejercen una influencia dañina sobre nosotros, las personas que manipulan a los demás saben cambiar las emociones e ideas de aquellos más manipulables para conseguir lo que realmente quieren 

La manipulación mental; está asociada a la toma de control del comportamiento de un individuo o de un grupo mediante técnicas de persuasión o de la presión psicológica, el manipulador intenta eliminar el juicio crítico de la persona distorsionando su capacidad reflexiva, es así como, a través de diversas técnicas, el manipulador logra influir en las acciones, el pensamiento y las emociones del sujeto. La manipulación puede desarrollarse en cualquier tipo de ámbito y relación.

La manipulación psicológica más riesgos tiene lugar cuando un líder social presenta una visión sesgada de la realidad para inducir un determinado comportamiento en el pueblo, al culpar a los inmigrantes de los problemas económicos, por ejemplo, esta manipulación psicológica implica acciones de distorsión mental y explotación emocional para ejercer el control sobre sus seguidores, con el objetivo de obtener ciertos beneficios u objetivos.

A diferencia de la influencia social saludable, un fenómeno habitual en las relaciones constructivas gracias al cual todos ganan, el manipulador emocional se aprovecha de su víctima generando un desequilibrio de poder que utiliza a su favor.

Cuando se establece este tipo de relación, hay un claro ganador: el manipulador emocional, y los perdedores, sus víctimas.

Ahora bien, la mayoría de las personas manipuladoras tienen estos rasgos en común, son egocéntricos, no piensan en lo que su víctima necesita, siente o desea.

Debido a su perspectiva egocéntrica del mundo, anteponen continuamente sus intereses y necesidades a los de los demás, no son empáticos el  elevado nivel de egocentrismo de las personas manipuladoras les impide ponerse en lugar de los demás, no les importan los problemas y necesidades de quienes les rodean, en  los casos extremos, ni siquiera ven a los demás como personas sino como medios para alcanzar sus objetivos, son irresponsables, estas personas manipuladoras suelen huir de las responsabilidades, no asumen las consecuencias de sus actos pues no creen que aprovecharse de las debilidades ajenas sea algo malo, aunque lastimen a los demás, no sentirán remordimientos-


Tienen una gran facilidad para detectar las debilidades ajenas estas personas son muy hábiles detectando las debilidades de los demás, para usarlas a su favor, se aprovechan de la sensibilidad emocional y, sobre todo, de la amabilidad, pues saben que es más fácil manipular a personas sensibles y dispuestas a ayudar.

Ahora bien, ante la gran gama de formas para manipular al individuo, también las investigaciones psicológicas ponen a la disposición de aquellos que sufren este lastre emocional; es hacerle saber al manipulador es decirle lo que te molesta y te hace sentir esa situación, ya que unas de las formas típicas de manipular se consiguen criticando al otro; otra sugerencia es siempre expresarse en primera persona, es decir, muchas veces los manipuladores utilizan la crítica sin personalizar, desde un punto de vista que es con poco compromiso, lo mejor es hacer que la persona manipuladora se obligue a algo que por lo general su estrategia queda desestimada.

Otra estrategia para manipular es estimulando el sentimiento de culpa que puede tener una persona se puede evitar esto es que reconozcamos que podemos equivocarnos pero no se tiene porque soportar que por ello alguien quiera sacar tajada.

rector general del Centro Universitario Uteg*.

[email protected]

Tal vez te puede interesar Presencia de mujeres en medios impresos apenas rebasa el 11 por ciento en AMG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *