Saltar al contenido

La Vida es Así

¿Y quién es Usted?
Por: José Ruíz Mercado

Ni te lo imaginas. De pronto está ahí, luego desconoces cuando, pero se va. Se
tiene una imagen. Una idea se masculla. Charlas. Dices, planeas, luego, sucede
algo. Responsabilizas al tiempo, al trabajo. Pero sabes, sin reconocerlo, que la
responsabilidad es tuya.
Está ahí. A la puerta. Luego te dice de sus padres. Viven en la otra torre. Y te
comenta, desde aquí se puede ver la cocina. Son muy privados, la vista va de
cocina a cocina y no de recámara a recámara.
Charlas de muchos temas. Entre otros de la vigencia de Chejov. Todo puede ser
posible. En algún momento se menciona si algún tema puede ser realmente actual
o sólo es una variable universal.
Demasiado mundo para una sala de departamento. Hace calor, se antoja algo
helado. Casi la hora de comer. La invitación obligada. Me están esperando.
Contestación igual. Un agua se amerita. La de limón recién hecha.
Entonces viene el tema. Un obrero a punto de jubilarse. Los planes para llevar a
cabo el manejo del tiempo libre, sin ataduras de horario, sin pobrezas; la buena
administración del jubilado. En el fondo un tema chejoviano ¿Cómo el billete de
lotería?
Lenta, pausada. El trago al agua de limón, que si bien, no trae chía, si trae unos
cubos de hielo que se deshacen por el calor. Y se firma el compromiso,
regresaremos con un borrador, así, temático, actual.
La estampa continúa en la mente, en la mía. Me topo con un obrero, cansado,
dispuesto a hacer otra vida. Se asesora para ver a cuanto corresponde su
jubilación, le dan un número, un porcentaje, charla de familia, la proximidad de los
quince años de su hija, una falla en las cuentas, usted sabe, los ceros y los puntos
porcentuales en ocasiones no embonan.
La vida es así es la respuesta a ese medio día cálido con agua de limón. Para
qué mencionar que no hice lo acordado. No tuve el tiempo suficiente, me dije,
tenía que buscar una justificante, para mí, nadie me lo pedía.
Antes ya había escrito Una Vil Copia del Poder, la temática juvenil de los porros
universitarios, del control del comercio ambulante afuera de las escuelas. Y ganó
un premio.
La Vida es Así fue (es) una obra de arriesgue. La obra mayor, de gran alcance.
El ambiente familiar con sus frustraciones, sus desencuentros, sus anhelos, su
vocación hacia la nada. El cuestionamiento a la validez del núcleo familiar y sus
dependencias patriarcales.
La obra fuerte de Gabriel Bárcenas tiene dos vertientes. Ambas importantes,
ambas con trascendencia. Tanta que lo llevó a tener su nombre en un foro
independiente de la Ciudad de México: Foro Gabriel Bárcenas.
Una de las vertientes es la de dramaturgo. Con La Vida es Así, como su obra
cumbre; con Música Maestro, ganadora del Premio de la Revista Plural.
La otra es su función como editor. Y ahí está la colección TEXDRA, Ediciones El
Apuntador, la cual da a conocer la dramaturgia de Claudia Cecilia Alatorre, entre
otros; luego, en un plan más ambicioso, Literatura Dramática Contemporánea de
Jalisco.

Siempre sonriente, silencioso, con esa mira al mañana de los grandes
emprendedores, Gabriel caminó las calles. Sabía que La Vida es Así, pero se
puede trasformar.
Sigo con la imagen de ese medio día caluroso en la vecindad vertical tan
añorada en estos días de colectivismo individual. Cada uno vivimos nuestra propia
privacidad con la vista de cocina a cocina, manteniendo el techo con el piso del
vecino en la modernidad desmedida. Tenemos calor porque hicimos bloques en
los bosques con propiedades privadas en el aire.
Sigo con la imagen de tarjeta festiva. Agua de limón con posibilidades vigentes
de Chejov. Gabriel Bárcenas se fue este mayo del dos mil veintidós. Considero
injusto pensar a Gabriel haciendo fila tramitologica para su credencial oficial de
viejito. Gabriel continuó siendo joven desde aquel medio día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: