Recaudación positiva de agua en “Nido de lluvias”

Adrián Rangel

PUNTUAL JALISCO

Guadalajara, Jal.- Terminó la época de lluvias y ahora es tiempo de hacer un recuento de los beneficios obtenidos mediante un programa de ayuda a la comunidad. A principios del presente año se iniciaron las gestiones pertinentes para la materialización de un proyecto muy interesante en la recaudación de agua de lluvia.

Desde 2001 existía el proyecto “Júpiter”, elaborado por el investigador de la UdeG, Francisco Javier Cortés.
Foto: Archivo.

El programa piloto que se denominó “Nido de lluvias” y que benefició a las familias de unas 600 viviendas ubicadas en la colonia Mesa Colorada Poniente en Zapopan, pero se espera que el siguiente año llegue a unas siete mil viviendas beneficiadas.

Se invirtieron once millones de pesos por parte del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa)

El proyecto consiste en la instalación de bajantes provenientes de las azoteas de las casas a cisternas captadoras de agua de lluvia para cada hogar.

Si instalamos este sistema a la mayoría de las casas del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), con la lluvia recaudada durante los tres meses del temporal generará un ahorro considerable de agua y sería muy benéfico para que no nos acabemos los mantos acuíferos bajo la tierra, el lago de Chapala no estaría en riesgo de desaparecer y la presa Calderón conservaría niveles más altos para cualquier contingencia.

Este proyecto, no obstante haberse realizado en este año, no es algo nuevo, el investigador de la división de Estudios Jurídicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Francisco Javier Cortés Fuentes, ya lo había hecho público en el año 2001 en su obra de “Iniciativa de ley y proyecto Júpiter para la laguna de Chapala”, que cuenta con certificado de derecho de autor con el número 03-2001-082117283400-01 otorgado el cinco de septiembre de 2001 por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, donde mencionaba la urgencia de salvar el vaso lacustre con este sistema de ahorro de agua en las casas de la zona metropolitana.

Posteriormente fue propuesto al Congreso del estado en el año 2002 como la iniciativa de ley y proyecto Júpiter para la recaudación de agua de lluvia, consistente en la instalación de este sistema en las casas de los fraccionamientos nuevos, como una condición para la construcción de viviendas. De esa forma pasó a la Comisión de Urbanismo.

No se aprobó en ese momento debido a las circunstancias y momentos políticos que atravesaba la entidad, esto hace 19 años, además de considerar que se afectaban derechos e intereses de las empresas fraccionadoras.

“El que persevera alcanza” dice el dicho, y al pasar de los años ahora los resultados saltan a la vista. En este año se implementó este sistema a manera de experimentación, con una infraestructura sencilla y económica. Teniendo una instalación básica y sin complicaciones.

El agua de lluvia no servirá para consumo humano, pero si para el funcionamiento diario del hogar, para bañarse, para regar jardines y muchas otras cosas.

Los beneficios por este programa a futuro serán fructíferos; ya que si podemos ahorrar el agua de consumo durante los tres meses que dura el temporal de lluvias, nuestras presas y la laguna de Chapala tendrán menos saqueos, aumentando la capacidad de almacenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *