Saltar al contenido

Las mujeres afganas están siendo silenciadas

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos
Compartir en:

OBSERVANDO

Patricia Alvarado

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

Las mujeres afganas están siendo silenciadas

“La paz de las mujeres en riesgo latente”

Guadalajara, Jalisco. Fue a partir de agosto del 2021 que las mujeres afganas empezaron a resentir con más fuerza la vulneración en sus derechos humanos.

     Las libertades obtenidas están en retroceso por el arribo de los fundamentalistas islámicos.

     La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha externado su compromiso con el apoyo a las mujeres y niñas de Afganistán, pero parece que para el estado fundamentalista sus palabras y exigencias han caído en oídos sordos.

     El 21 de diciembre 2022 nuevamente se han cerrado las universidades para mujeres, los derechos adquiridos en educación han sufrido deterioro. La paz de las mujeres afganas en riesgo latente.

     Con el arribo de los talibanes a Kabul y la reconquista de todo Afganistán la preocupación ha empezado a permear en la comunidad internacional, las mujeres afganas pieza clave para el crecimiento y desarrollo de ese país peligra de forma inminente.

      Los derechos humanos de todo Afganistán han palidecido, pero sobre todo los derechos de las mujeres y las niñas.

     Los talibanes tratan de conservar una imagen pulcra a través de declaraciones, pues aseguran que ya no son los mismos de antaño.

     La ley islámica reaccionaria tiene asfixiadas a las mujeres y niñas de ese país, porque aún que han asegurado en rueda de prensa que las mujeres podrían seguir estudiando y trabajando esto no ocurre de facto, pues el gobierno ordenó en todo el país que las mujeres dejen de asistir a las universidades de inmediato.

     En distintas publicaciones en redes sociales y de noticias se ha visto y escuchado a las mujeres afganas llorar frente a la Universidad de Edrak de Kabul, ya que las fuerzas de seguridad del Talibán impidieron su acceso a las universidades tanto públicas como privadas, miembros del Grupo llamado Unidad y Solidaridad de mujeres afganas a las afueras de la universidad de Edrak han gritado “¡no hagan política la educación!”, “¡una vez más se prohíbe la educación para las mujeres, no queremos ser eliminadas!”.

     El gobierno talibán intenta invisibilizar a las mujeres de todos los espacios políticos, económicos y sociales, el sábado pasado prohibió a las mujeres trabajar en las organizaciones no gubernamentales, so pretexto del incumplimiento del uso del “hiyab islámico” y reglamentos relacionados con el trabajo de las mujeres en organizaciones nacionales e internacionales.

     La Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha manifestado su indignación por el atropello a los derechos de las mujeres y ha condenado el decreto donde excluye a las mujeres trabajar para las Ong,s, ante lo cual ha externado que excluir a las mujeres del trabajo humanitario y de la educación es una violación flagrante a los derechos humanos y de las leyes internacionales.

La implementación de esta medida traerá como consecuencias desastrosas en la salud, nutrición educación y protección de la población en general pero particularmente para la niñez, la UNICEF atiende a19 millones de personas, diez millones de ellas menores de edad, es por ello que apela a los talibanes que de inmediato reviertan las restricciones y permitan regresar a las niñas y jóvenes a las escuelas y a las mujeres al trabajo humanitario.

     Por siglos las mujeres han sido invisibilizadas, silenciadas, asesinadas en aras de idiosincrasias, religiones, políticas, fanatismos, creencias. Afganistán es un estado donde se tortura, golpea, mata a las mujeres es por ello por lo que levantar la voz de todos los sectores es necesario, no se puede tolerar y permanecer pasivos ante la violación de los derechos humanos de mujeres de este estado criminal.

Tal vez te puede interesar Sin capacidad para cumplir con alta demanda de la Verificación Vehicular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *