Saltar al contenido

Navidad Divorciada

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos
Compartir en:

Patricia Alvarado

Puntual Jalisco

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

Navidad Divorciada

Guadalajara, Jalisco. En épocas como las navideñas es común ver que las familias de personas divorciadas o separadas traen consigo una serie de conflictos familiares derivados de ver donde pasarán las reuniones y fiestas familiares los hijos procreados en la unión matrimonial o no.

     A raíz del confinamiento por el coronavirus sobrevino una alta demanda de divorcios al darse cuenta las personas que la convivencia diaria afectaba las relaciones de familia y que el estar casadas o en unión develaba problemas y conflictos que por años habían permanecido ocultos y entonces sobrevino la pregunta más difícil – ¿Con quién se quedarán los niños? -, cabe señalar que anteriormente la madre tenía preeminencia en la guarda y custodia de los hijos, pero atendiendo al derecho a la igualdad, no discriminación y al principio superior de la niñez ahora también el padre tiene ese derecho, salvo que el Juez decida otra cosa observando siempre el interés superior del menor.

      Con el divorcio los niños lamentablemente son los más perjudicados por el lado de que se le vea.

     Muchas personas divorciadas asumen que el divorcio o separación solo les afecta a ellas, sin embargo, cuando existen hijos es conveniente llevar relaciones sanas y armoniosas por el bien de su descendencia, tener padres o madres divorciadas no es fácil señalan algunos terapeutas familiares porque los menores no pueden gestionar por ellos mismos los conflictos derivados de la ruptura de sus progenitores, los pequeños sufren más porque están ante el paradigma de que la primera relación de pareja que ven, fracasa.

     La edad de los hijos marca distintas diferencias en su comportamiento un niño de 2 años verá diferente la separación de los padres a un niño con una edad de 12 años, los efectos serán diferentes, pero siempre les afectan en su comportamiento y desarrollo, a veces creando culpas que no les pertenecen. 

     En todas las relaciones familiares hay que ser claros y asertivos para comunicar por lo que está pasando la familia, comprender que la niñez involucrada necesita mensajes claros, directos y sobre todo que en ese mensaje se sienta querida por su familia.

     El mejor regalo para la niñez es una navidad feliz en familia, cualquiera que sea esta, tratando siempre que pasen tiempo de calidad con mamá y papá, que los progenitores hagan todo lo posible para que la Navidad sea un espacio y tiempo de paz y tranquilidad para sus hijos y los arropen con estabilidad emocional para que se afirmen los valores en familia, salvaguardando el principio del interés superior de la niñez, principio que tiene la misión de garantizar y vigilar los derechos de las personas de 0 a 17 años.

Tal vez te puede interesar Diferencias en decisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *