Saltar al contenido

Teatro ¿Teatro?

¿Y quién es usted?
Por: José Ruíz Mercado

   La tendencia a homogeneizar todo tiene sus limitantes. Principalmente en el desconocer lo “otro”, en el peor de los casos, pretender creer el universo todo a partir del vaso más cercano para decir conozco el océano.

   Esto lo vivimos a diario. Los gustos personales intentamos juzgar al vecino bajo esos criterios, los hijos deben ser como los padres, los padres como los hijos, y así se va tejiendo la madeja en la intransigencia.

   Conflicto aparte. Los acercamientos sociales, por una parte, nos llaman a la homogeneización, pero por otro, se hace el llamado a lo contrario. En la moda se denota aún más este discurso. Se llama a la originalidad en un estudio de mercado ubicando a los grupos sociales.

   Todo debe responder a un criterio. La educación se fundamenta en el obedecer para producir. Jamás se ofrece el porque de ciertas conductas. Un ejemplo: Al entrar a un espacio se debe tomar la derecha ¿Por qué? Para evitar aglomeraciones. Tiene una razón. Pero no se explica, sólo se ordena.

   Inicio con esto dado el tema de hoy. El teatro como concepto. El teatro como actividad lúdica. El teatro como profesión. El teatro como parte integral de una sociedad.

   En resumen ¿Qué significa teatro? De inicio es el lugar de los acontecimientos, el espacio mismo. Ahí donde se da algo para comentar, decir, generar. Depende entonces de lo hecho ahí para ubicar la importancia del hacer (theatrum) Un acto público.

   Dentro de ese universo hagámoslo más concreto. Vayamos a la acción histriónica, a eso que, en alguna ocasión Antonín Artaud comentó como “hacer de cada espacio un templo” O como Rodolfo Usigli se refirió a la conciencia del pueblo.

   Entramos a otra esfera. Cada pueblo tiene su referencia histórica, su estilo de vida, su individualidad. Entramos a la personalidad misma. Cada individuo tiene, genera, su propio personaje, es único.

   Y si hablamos de estilo de vida nos topamos con la diversidad estilística de lo que llamamos convencionalmente Teatro. Una actividad llena de convenciones, de complicidad entre actor/ espectador.

   Cada sociedad responde a una historia (de ahí lo ya expresado de estilo de vida), de un gusto acorde a época, conflicto interno de los grupos sociales, el antagonismo entre estos ¿Entonces por qué pretender homogeneizarnos?

ESTILOS/ ESTILOS.

   La complejidad de las sociedades invita a diferenciar a los individuos dada la pertenencia a los grupos conformantes. Por un lado, la división social del trabajo, el consumo de bienes, la emigración y otros factores provocan la diferenciación de gustos, de estilos, de posibilidades de escoger.

   Entonces decir teatro no nos referimos sólo a un espacio (cerrado, abierto, circular, cuarta pared, de calle, patio, parque) sino además al estilo personalísimo de quien lo ejerce y su respuesta de público.

   En México hubo una organización llamada CLETA (Centro Libre de Experimentación Teatral y Artística) que vino a recordar la posibilidad de foros y maneras de hacer Teatro. Los grandes personajes, como Enrique Cisneros, Felipe Galván, y otros más nos llamaron la atención a otra estructura.

   Formaron escuela. Y tenemos a Utopía Urbana con Roberto Vázquez Montoya a la cabeza. Una dramaturgia digna de tomarse en cuenta. Con puestas en escena, edición de libros, encuentros de intercambio en la esfera latinoamericana.

   Grupos, compañías independientes hasta en los lugares donde no existen teatros (edificios destinados a la escena), en ocasiones ni carreteras. En Tlalmanalco, Estado de México, nos encontramos con la actividad de CITA (Compañía Independiente de Teatro Abierto) dirigida por David Ricardo y Claudia Ascencio.

   Grupos con una estética definida, con una búsqueda escénica, el encuentro de una visión del mundo amplia y compleja. Fruto de varias corrientes del pensamiento, de una filosofía totalmente definida. Grupos que responden a su público. Su importancia de ser.

   Entonces, cuando una administración de la cultura dice, apoyamos al teatro, la pregunta sería ¿Cuál? ¿Al exportado por los intereses hegemónicos de las grandes capitales del espectáculo? La pregunta abierta, al aire. La pregunta.

1 pensamiento sobre “Teatro ¿Teatro?”

  1. El Teatro Independiente siempre se realizará con o sin el apoyo del estado. A lo largo de la historia siempre han existido artistas libres que sin el mesenas gubernamental han dicho y hecho lo que quieren y como lo quieren y esa libertad que les da su independencia logra transmitir en el público, que es el pueblo mismo, la reflexión para cuestionarse su propia existencia, es a final de cuentas quien sostienen el trabajo artístico independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: