Saltar al contenido

El neoprimitivismo ruso presente en la exposición Vanguardias en el arte ruso

María Esther Beltrán Martínez    Fotos: J. Carlos Santana

Málaga, España.-  La Colección del Museo Ruso en Málaga presenta la exposición Vanguardias en el arte ruso. Reúne una selección de piezas artísticas y creadores de uno de los momentos artísticos más importantes a lo largo de la historia.

Entre los movimientos se encuentra el neoprimitivismo, estilo  brutal  cuyas raíces se hunden en el arte popular. Impregnó profundamente el arte a finales de la década de 1900, y pervivió  en diversas formas hasta principios de la década de 1920.

En el catálogo exprofeso de la exposición explica que: “Lósif Shkólnik representó la provincia rusa con estilo neoprimitivista,   al igual que Olga Rozánova. Con mirada infantil,  Nadezhda Lérmontova pintó En un barco de vapor por el Neva y Antes de la tormenta, Prior  Mitúrish  Sus retratos de niño. A  finales de la década de 1900, Iliá Mashkov y Piotr Konchalovsk,  ambos fervientes admiradores y discípulos de Cézanne,  también cambiaron su enfoque por el de las tradiciones rusas. No es casual que en diciembre de 1910 se inaugurará en Moscú una exposición con el curioso nombre de Sota de diamantes”.

Señalan que el nombre se le ocurrió a Mijaíl Lariónov como contrapeso a las denominaciones romántico – simbolistas de otras exposiciones de aquellos años. La rosa azul, Corona -Estéfanos

Además Sota de diamantes,  tanto en ruso como en francés significa algo más que un naipe. Ese nombre sirve para referirse a alguien que no es digno de confianza, un tunante, un tramposo, un estafador. De esa manera, ya con el nombre que le dio a la exposición y más tarde en 1911, a la Asociación Artística homónima, Lariónov  determinó la actitud irónica y épatant  de los expositores hacía sí mismos y hacía el arte de su tiempo,  a menudo todavía orientado a las tradiciones realistas o simbolista.

Señalan que desde entonces, Mashkov y Konchalovski  y Lentúlov  qué componían el núcleo de la Sota de diamantes,  pintaron paisajes y bodegones inspirados en los rótulos de  tiendas y almacenes. A veces incorporaban en sus composiciones piezas de artesanía popular: bandejas de Zhostovo, juguetes de arcilla,  manteles. Sin embargo, aunque por lo general en línea con el neoprivitivismo.

“Los ideólogos de  la Sota de diamantes emplearon una gama mucho más amplia de técnicas y estilos. No es fortuito que resultará ser notablemente democráticos y admitieran en sus filas artistas que tenían una agenda creativa propia y bien definida,  y no solo  rusos. Al igual que en otras asociaciones de aquellos años,  muchos artistas occidentales de vanguardia, como Picasso,  Matisse y otros, participaron en exposiciones de Sota de diamantes”.

En la sala de la Colección del Museo Ruso en Málaga, se pueden apreciar las obras de estos artistas rusos. Mijaíl Llariónov y Natalia Goncharova, que estuvieron presentes en los orígenes de la Sota de diamantes,  pronto dejaron esa  asociación para crear la suya propia con un nombre igual de llamativo titulada: cola de burro.

En las exposiciones de la Sota de diamantes muchos artistas de la vanguardia rusa como: Malévich, Chagall, Burliuk  presentaron sus obras. Son artistas reconocidos en la actualidad a nivel internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: