Saltar al contenido
Roque Albin Huerta
Compartir en:

Generalidades

José Roque Albín Huerta*

Roque Albin Huerta

Sencillo y a la mano

Practicar de forma habitual mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial, es decir, la capacidad que tiene el individuo frente a aspectos como el color, línea, forma, figura, espacio y la relación que existe entre ellos. Es además la capacidad que tiene una persona para procesar información en tres dimensiones.

Existen investigaciones que han llegado a la conclusión que tocar absolutamente cualquier instrumento puede hacernos más inteligentes, más sociales, menos propensos a enfermedades físicas y mentales, en general, más aptos para la vida en si. Tocar instrumentos de cuerda como son las guitarras, arpa, violín y más; así como los de tecla, piano, órgano, bandoneón, acordeón, etc. Pueden inhibir hasta en un 75% el padecimiento de la artritis, por el simple hecho de estar continuamente practicando para lograr una melodía y es claro para lograr una velocidad en los dedos se necesita un gran entrenamiento mental.

Cuando la música es producida por el que ejecuta un instrumento, la sensación de relajamiento se intensifica drásticamente y que de acuerdo a las investigaciones realizadas se observa que aprender una canción completa en un instrumento, cambia en el individuo su forma de apreciar la vida, la naturaleza y su entorno.

Dentro de la gama instrumental, no dejamos de lado los instrumentos de viento, percusión, que también nos ayudan a tener un mejor aguante pulmonar y bajar el nivel de estrés.

A quienes que dedican mucho tiempo en videojuegos normalmente tienen malestar en sus manos debido a la posición que guardan cuando agarran el control de aquel aparato, a estas personas se les recomienda aprender a tocar el piano, acordeón o la guitarra a efecto de prevenir malestares más graves.

Las personas que tocan instrumentos como la batería, el bajo, el acordeón y que además cantan, influyen en el estado de ánimo de terceros sirviendo como estímulo de numerosas emociones, ahora bien para que este fenómeno se de, se deben cumplir varios requisitos, que al oyente le guste, que le emocione y que las circunstancias que se den durante la escucha sean adecuadas, además que tanto hombres como mujeres sienten atracción por personas del sexo opuesto que tocan instrumentos.

Se define que la personalidad del virtuoso se caracteriza desde la infancia o en un primer contacto con un instrumento musical, por una extrema y no común facilidad para ejecutar o tan solo interpretar la música, muchas veces sin un bagaje teórico, en géneros asociados a una espontánea vena creativa.

Los instrumentos musicales son aliados de la salud, tanto mental como física y la música es uno de los remedios más recomendables contra el estrés, ayudando a disminuir de un modo saludable a la ingesta del alcohol, la alimentación excesiva, el abuso de la televisión y de los juegos de la moderna tecnología ya que estos dos elementos, el instrumento musical y la música en si, estimulan el cerebro y mejoran la memoria aumentando el coeficiente intelectual.

rector general del Centro Universitario UTEG*

[email protected]

Tal vez te puede interesar Verónica Delgadillo madrina de generación nuevos Gestores de Paz

👋
Suscríbete al boletín

buzón

Noticias Actualizadas por e-Mail

¡gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *