Saltar al contenido

Para no sufrir cuidar el agua

Generalidades

José Roque Albín Huerta*

Para no sufrir cuidar el agua.
Rector de UTEG

Para no sufrir cuidar el agua. Se define como estiaje cuando el nivel de caudal mínimo que alcanza un rio o laguna en algunas épocas del año, debido principalmente a la sequía, este término se compone de dos vocablos, estío que es la época de menor caudal de los ríos debido a la relativa escasez de precipitaciones de lluvia en esta estación del año en el que el estiaje comprende un periodo de aguas bajas en la que se produce la insolación y, por ende, un mayor potencial de evapotranspiración de las plantas y de la evaporación más intensa de los cursos del agua.

Falta de agua

Es comprensible que la sequía cuando se convierte en estiaje y la falta de agua son factores determinantes para el desarrollo y crecimiento de la vida y la humanidad ya que esto produce hambrunas y desde luego que migración de pueblos completos en búsqueda de la necesaria alimentación ya que de lo contrario conllevaría a la desaparición de aquellos pueblos como históricamente ha sucedido, aunque, también este fenómeno natural ha causado que la ciencia y le tecnología impulse y genere avances propicios para mejorar la gestión y el uso del agua para que en épocas de escasez permita afrontar la sequía con más éxito en base a una asignación apropiada del agua existente y afrontar el déficit.

Efectos de una sequía

Los efectos de una sequía impactan en lo económico y en lo social ya que las pérdidas que se causan como en las cosechas, animales, en la industria, en la empresa, solo por nombrar algunas, afectan el poder adquisitivo de la sociedad ya que puede existir también la baja en la producción de productos y se afecta la oferta y demanda.

De tal forma que, en caso de sequía, los aspectos tecnológicos ingenieriles  constituyen la fase práctica para mitigar los daños causados a los ecosistemas, pero, esta no es la parte más importante, con periocidad las repercusiones de la sequía se deben más a la gestión, uso y manejo del agua, es decir, a la administración del recurso, que es la parte no estructural del problema, por ello,  las consecuencias de este  fenómeno no son desastres naturales, son desastres inducidos por diversos factores antropogénicos, entre ellos las deficiencias en información, organización institucional y social y las estrategias adecuadas y oportunas para afrontar los embates.

Desde el punto de vista meteorológico, la sequía se presenta cuando la precipitación acumulada durante cierto lapso de tiempo es más pequeña que la normal registradas en ese lapso, de ahí, al tener una percepción apropiada del fenómeno es quizá el primer paso, para lograr que la gestión del agua en épocas de escasez permita afrontar la sequía con más éxito, con base en una asignación apropiada del agua existente y del déficit.

Las principales causas de las sequías se relacionan con cambios en las presiones atmosféricas y alteraciones en la circulación general de la atmósfera, así como en la cantidad de luz solar reflejada en la superficie de la tierra, cambios en la superficie de los océanos e incrementos en las concentraciones de bióxido de carbono en la atmósfera, que a su vez ocasionan variaciones en las precipitaciones.

En la mayor parte de nuestro territorio las precipitaciones tienen dos comportamientos durante el año; primero, se tiene la época de lluvias y en segundo, la época de estiaje ya que en este tiempo hay poca o ninguna lluvia afectando desde luego al campo, la actividad agropecuaria y bovina y demás afectaciones como ha quedado anotado.

Orografía

Geográficamente, México tiene gran parte de su territorio en la franja de alta presión de latitud norte, por lo que estas zonas son áridas y semiáridas, coincide en su latitud con las zonas de los grandes desiertos africanos y asiáticos que a su vez estos están afectados por otros factores como lo es la orografía, la cercanía de las zonas de interés de los océanos, la cobertura vegetal y el uso del suelo por las actividades humanas.

Apreciable lector, estos dos elementos naturales son los que causan, principalmente las variaciones terrestres, ahora, si agregamos los factores humanos, tenemos como futuro un catastrófico cambio de clima que finalmente afectará a los que nos sucederán, gracias por sus valiosos comentarios.

 es rector general del Centro Universitario UTEG*

[email protected]

Tal vez te puede interesar Para distinguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: