Saltar al contenido

La Raicilla se acerca a la denominación de origen

Guadalupe Sandoval

Guadalajara, Jalisco.  – Para producir espirituosos, México se pinta solo. Primero fue el tequila, después el mezcal y posteriormente se subieron el sotol, la charanda y el bacanora.

Hoy también la raicilla es el destilado mexicano que pretende obtener su denominación de origen.

El presente proyecto de Norma Oficial Mexicana, se refiere a la denominación de origen “Raicilla”, cuya titularidad corresponde al estado mexicano, en los términos de la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, y de la Declaración General de Protección a la Denominación de Origen “Raicilla” publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de junio del año 2019, (PROY-NOM-257-SE-2021) que le permitirá avanzar hacia la norma definitiva.

Este nombramiento procura mantener y cuidar, tanto su elaboración como los agaves utilizados, pero más que nada también a los maestros raicilleros.

Este pasado miércoles fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el documento que establece la denominación y especificaciones que debe cumplir la raicilla producida y envasada, además de la zona de protección para la denominación de origen de la bebida jalisciense, que corresponde a los municipios de Atengo, Chiquilistlán, Juchitlán, Tecolotlán, Tenamaxtlán, Puerto Vallarta, Cabo Corrientes, Tomatlán, Atenguillo, Ayutla, Cuautla, Guachinango, Mascota, Mixtlán, San Sebastián del Oeste y Talpa de Allende, en Jalisco; así como Bahía de Banderas, en Nayarit.

El proyecto de NOM incluye entre muchos conceptos, las especificaciones respecto a la materia prima para la producción de la raicilla, que incluye tipos y características de agaves, contenido, categorías y proceso de elaboración, clases; detalles sobre el envasado; además de la denominación e información comercial que debe especificarse en el etiquetado y comercialización tanto en México y como el extranjero.

Aquí también se incluye un apartado sobre el “Procedimiento para la Evaluación de la Conformidad”, cuyo objetivo es establecer la determinación del cumplimiento con este Proyecto de NOM, por parte de los productores autorizados, envasadores autorizados y comercializadores.

Además, comprende los procedimientos de muestreo, prueba, calibración, certificación, verificación y comercialización, entre otros, para su cumplimiento.

Es importante recalcar que se trata de un proyecto de norma y no de la norma definitiva.

El Diario Oficial de la Federación realiza esta publicación para dar paso a un periodo de revisión de parte de la Secretaría de Economía y el sector raicillero, siendo una propuesta que aún puede ser debatible y está sujeta a ajustes hasta que se publique la Norma Oficial Mexicana definitiva de la raicilla y se proceda a la conformación del Consejo Regulador que se encargará de garantizar su cumplimiento.

Según el proceso de elaboración de NOM, enlistado por la Ley de Infraestructura de la Calidad, la raicilla ya va a la mitad del camino para conseguir la Norma definitiva, esperando un periodo de consulta pública, que no podrá ser menor de sesenta días naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: