Saltar al contenido

Voz de un joven.

Generalidades

José Roque Albín Huerta*

Hace un par de años, poco antes de la pandemia platique con Enrique Alejandro Parra Pérez de diversos temas relacionados con la juventud, en cuanto su forma de pensar hoy con aspectos actuales, iniciamos con la entrevista: Quiero hablar sobre mi generación (la generación Z), ya que en lo personal creo que hace falta que más personas de esta parte de la sociedad se autonomicen y aprendan a formar y crear sus propias opiniones y verdades, en base a su propio criterio, y no tomando el criterio de otras personas.

También, deseo con mis palabras, ayudar a que más personas (ya sea de mi generación u otra) aprendamos a respetarnos y tolerarnos, ya que debemos de entender que la sociedad está en constante cambio, y lo que para los jóvenes nos parece lo correcto y normal, a los más viejos y sabios les parece extraño e incorrecto, creo yo que en este caso deberíamos aprender unos de otros, ya que de todas las generaciones podemos sacar algo bueno.

Recuerdo escuchar sobre esto cuando le hacía un favor a mi abuela, y entonces de repente se ponía a platicarme sobre sus tiempos, era algo que me gustaba mucho, porque iba notando lo diferente que era el trato de respeto y educación desde mis bisabuelos hasta las personas con las que tenía contacto y percibía lo diferente que es el mundo hoy en día, las formas de como pensamos y nos dirigimos a las personas y lo introvertida que se ha vuelto mi generación.

Veo que cada vez se pierde más el contacto físico con las personas (sobre todo con esta pandemia), y las buenas costumbres, por ejemplo, es muy diferente comunicarte con redes sociales, ya que, si estas a punto de decir algo que no deberías, siempre tienes la oportunidad de borrar tu mensaje y volverlo a escribir,  en cambio, cuando te comunicas con alguien en persona tienes que pensar muy bien lo que vas a decir antes de hablar, además tienes que cuidar muy bien tu apariencia y comportamiento, ya que este último puede hacerte ver grosero a pesar de que esa no es tu intención, además, también a medida que ha pasado el tiempo se han quedado atrás algunos modales, en ocasiones he visto como algunos de mis primos más chicos no saludan a nadie, porque les da pena o los padres no los acostumbraron a eso.

Prosiguiendo con otros aspectos relacionados con el tema, he notado que ahora con los mensajes de texto de cualquier red social, se suele utilizar un lenguaje muy simple o superficialmente formal, y eso no es algo que especialmente me moleste, entiendo por qué ahora nos comunicamos de esa manera, pero también tuve la oportunidad de leer una carta que mi abuelo (Papá Mario para mi) le escribió a mi abuela y el lenguaje que utiliza creo que es el más formal que he visto en mucho tiempo y tan solo era una carta informándole a mi abuela sobre cómo estaba él en esos momentos, esto es algo que me hace reflexionar y decir; ¿Por qué ya no utilizamos un lenguaje formal para hablar?.

Y no es porque quiera que se utilice este lenguaje todo el tiempo, pero me gustaría que se utilizara más en fechas importantes, por ejemplo: en el cumpleaños de un amigo o un familiar, o en navidad, escribir un mensaje largo para alguien, lo que normalmente se hace es escribir un simple “Felicidades, que te la pases muy bien en tu día”, y ya es todo.

Por último, se me acaban las palabras para seguir compartiendo mis pensamientos con aquel que este leyendo esto, y ya como última reflexión me gustaría aclarar que, si bien las redes sociales pueden parecer que afecta mucho la interacción con las personas físicamente, a mí me parece que no es así del todo, solamente creo que uno es el que debe aprender a utilizarlas correctamente, para que este tipo de situaciones den menos. Sin nada más, me despido y mando saludos a quien o quienes lean las humildes palabras de quien las expresa.

Estimado lector, por los conceptos aquí narrados en la voz de un joven, seguro estoy que sabremos comprender que una de las tareas a las que se enfrentan los jóvenes durante la adolescencia es la definición de una nueva identidad, esto se logra a través de un largo proceso de cambios psicológicos y emocionales, que además suelen ser contradictorios.

José Roque Albín Huerta.

es rector General del Centro Universitario Uteg¨*.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: