Saltar al contenido

¡Qué no nos sorprenda!

GENERALIDADES

José Roque Albín Huerta*

El Diccionario Médico define a la enfermedad mental como la presencia de un comportamiento o de un grupo de síntomas, identificables en la práctica clínica, que, en la mayoría de los casos, se acompañan de malestar o interfieren con la actividad del individuo. Se trata de un término ampliamente utilizado en la edición española sobre Trastornos Mentales y del Comportamiento de la décima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta enfermedad también conocida como trastorno de salud mental, se refiere a una amplia gama de afecciones de la salud mental, es decir, trastornos que afectan el estado de ánimo, el pensamiento y el comportamiento. Son ejemplos de enfermedad mental la depresión, los trastornos de ansiedad, los trastornos de la alimentación y los comportamientos adictivos.

Muchas personas manifiestan este problema de salud, de vez en cuando, pero, un problema de salud mental se convierte en una enfermedad mental cuando los signos y los síntomas se hacen permanentes, causan estrés y afectan la capacidad de funcionar normalmente. La enfermedad mental puede hacer sentir muy mal y ocasionar problemas en la vida cotidiana, por ejemplo, en la escuela, el trabajo o en las relaciones interpersonales.

Estudios científicos resaltan que los signos y síntomas de la enfermedad mental pueden variar según el trastorno, las circunstancias y otros factores. Los síntomas de la enfermedad mental pueden afectar las emociones, los pensamientos y las conductas como pueden ser: sentimientos de tristeza o desánimo, pensamientos confusos o capacidad reducida de concentración, preocupaciones o miedos excesivos o sentimientos intensos de culpa, pensamiento suicida, cambios en el deseo sexual, problemas físicos, dolor de estómago, de espalda, de cabeza, entre otros.

Una de las principales metas del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, es reducir la carga relacionada con los trastornos mentales, neurológicos y de abuso de sustancias, se ha considerado que la prevención de estos trastornos es obviamente una de las formas más efectivas para reducir la carga, muchas resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud y el Comité Regional han enfatizado además la necesidad para la prevención. 

En la década de los 90 la OMS publicó un documento sobre prevención primaria de los trastornos mentales, neurológicos y psicosociales. Sin embargo, este campo científico ha tenido un rápido desarrollo de ideas y evidencia de investigación, y, por lo tanto, necesita una revisión más actualizada para así cumplir con el mandato de la OMS de suministrar información y evidencia a los estados miembros con el fin de ayudarlos a escoger e implementar políticas públicas y sociales, así como los programas adecuados que mejoren la salud mundial. 

En otro orden de ideas, las enfermedades mentales son un mal que se presenta en cualquier persona sin distinción, se dice que, en el caso de los hispanos, su frecuencia puede ser mayor en los hijos de inmigrantes nacidos en el país, debido a la falta de factores de protección que tuvieron sus padres (como el matrimonio, el sentido de pertenencia o la tenencia de valores del país de sus padres), según revelan los estudios sobre migración y salud que cita Sergio Aguilar-Gaxiola, fundador del Centro para la Reducción de Disparidades de Salud de la Universidad de California.

Finalmente, los expertos en tratamiento de vanguardia para los trastornos de la salud mental recomiendan: que no se sobreproteja al enfermo; ofrecerle calidad y no cantidad de tiempo; que el familiar que no presente esta enfermedad controle su estrés; buscar que se le dé prioridad a las relaciones familiares y sociales; que se le hable al enfermo en un tono fuerte para efecto de que deje de hacer algo que pueda representar una amenaza para él o para los demás.

Estimado lector, este problema de salud nos atañe a todos, tenemos la oportunidad de aprender a ayudar a las personas que tengan este padecimiento es una causa humana que podemos hacer sin costo alguno económico.

*es rector general del Centro Universitario Uteg

[email protected]  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: