Saltar al contenido

El rosario de Rosario

Blanca Nieves Palacios Barreda
Compartir en:

Para que se entere

Blanca Nieves Palacios Barreda

Hablar de la “Estafa maestra” en México, es hablar de María del Rosario Robles Berlanga y mencionar poco al expresidente Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray quien fuera, más que su secretario de Hacienda, una especie de vicepresidente, entre otros funcionarios de alto rango implicados.

Más conocida como Rosario Robles, ha sido esta mujer, a quien le han cargado toda la culpa sobre el enorme fraude causado a la nación por una cantidad de aproximadamente siete mil 670 millones de pesos, cuyo destino estaban destinados a programas sociales del campo y la ciudad.

Lejos quedaron los años en que la joven Rosario Robles, demostrara su inclinación política, mediante la lectura de Carlos Marx y Mao Tse-Tung, que la definía como una estudiante de “izquierda”; escalando posiciones, desde sus matrimonios con dos de sus maestros.

Sería su segundo esposo, Julio Moguel, quien la introdujera a la política de altura, al presentarla a Cuauhtémoc Cárdenas en 1987 a quien conquistó, lo mismo que a su madre Amalia Solorzano, al ver en ella a una joven política, con inquietudes y deseos de apoyar a su hijo.

Para 1988 Cárdenas se deslindaría del PRI, junto a un grupo de sus correligionarios priístas; tras el fraude electoral que le arrebataría la Presidencia a Cárdenas para entregársela a Carlos Salinas de Gortari, Robles, acompañaría a Cárdenas en la organización del PRD, conformado en su mayoría por grupos de izquierda, el Partido Comunista Mexicano (PCM) y Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT).

Bajo el amparo de Cárdenas, llegaría a ser diputada federal en 1994 por el PRD; al ocupar Cárdenas la Jefatura del Distrito Federal (DF) en 1997, la nombró secretaria General de Gobierno; el encanto de Rosario Robles, con su recurrida frase de: “tengo las faldas bien puestas”, la llevaría a ocupar la Jefatura del DF de manera interina, cuando Cárdenas decidió buscar nuevamente la Presidencia de la república en 1999.

La relación de Robles, se centró en Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien en 1996 ocupara la Presidencia del PRD y la nombrara secretaria de organizaciones de ese partido; las fichas se acomodan, cuando al ganar las elecciones AMLO para la Jefatura del DF con su apoyo queda en su lugar como presidente del PRD; durante los dos primeros años en ese cargo demostró austeridad y ser una mujer con las cualidades necesarias para dirigir al PRD, que se posesionó en segundo lugar como partido político.

Ramón Sosamontes, sería quien presentara a Robles, con el empresario argentino Carlos Ahumada, siendo ella presidente del PRD y ocupando la jefatura del DF AMLO; las relaciones se rompieron entre estos dos políticos al surgir unos videos en los que personas allegadas a AMLO, recibían dinero de parte de Carlos Ahumada, que, por su enorme difusión en las televisoras, fueron conocidos como los “videoescándalos”.

No le resultó difícil a AMLO saber quién estaba involucrado en esto, al enterarse de la relación sentimental que su ex compañera y colaboradora, sostenía con el empresario argentino y las entrevistas que venía sosteniendo con Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos; la traición de Robles a AMLO, fue de grandes consecuencias; se ignoraba que la relación de Robles con Salinas de Gortari, la llevaba hasta Londres, Inglaterra, en donde tenían sus entrevistas, alejados del ojo avizor de los mexicanos; tras éstos escándalos en 2004 dejaría la Presidencia del PRD.

No le importó a Robles, la otrora joven maoísta dejar al descubierto su relación con el presidente priísta, Enrique Peña Nieto, quien la nombró con la complacencia de su más cercano colaborador y cómplice, Luis Videgaray como titular en dos secretarías, la de Desarrollo Social (Sedesol) y la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) desde donde se organizó uno de los mayores fraudes causados a la Nación denominado “Estafa maestra”, en los que participaron 11 dependencia federales y, a la fecha se menciona a 21 universidades públicas.

De los 11 secretarios de estado, 21 rectores y el director de Pemex, Emilio Lozoya, solo Robles, ha sido detenida, permaneciendo en prisión desde el 13 de agosto de 2019, acusada de uso indebido del servicio público.

Se suele decir que: “la cuerda se rompe por lo más delgado” y entre todos esos funcionarios de alto rango, la cuerda más delgada se llama Rosario Robles, quien tras un tórrido romance y una traición imperdonable la ha llevado al lugar en el que hoy se encuentra y en el que deberían estar ya, todos los involucrados en este robo del sexenio de Enrique Peña Nieto.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *