La paz duradera

Observando

Patricia Alvarado*

Construir la paz duradera requiere de todo el compromiso social y gobernanza posible, en un mundo hostil hay que sacar todas las herramientas para que el contexto social responda desde vertientes tan disímiles como la comunicación y educación.

El requerimiento de una reingeniería cultural generacional que evoque y marque un universo de coincidencias para construir y de diferencias para respetar, es impostergable.

Cuántas nuevas miradas y oídos para leer y escuchar acontecimientos actuales que requieren de la máxima atención, para que un nuevo despertar increpe e irrumpa caminos de construcción de paz.

Cuánto estarà dispuesto el gobierno federal a aportar para la pacificación del país, porque por un lado la indolencia vulnera a gran parte de la sociedad como dejar sin medicamentos a la niñez mexicana y por otra en contextos sociales fuera del país se enarbola con la bandera de la paz y aún más pide que las naciones poderosas ayuden a las naciones tercermundistas.

México y Jalisco no deben fincarse en una paz de discurso, de estrategia, de machote, de demagogia de cerrar los ojos y la boca ante las injusticias, deben ser empáticos a la promoción de la democracia y al respeto de los derechos humanos bajo el crisol de la solidaridad social.

Trabajar por la paz no es algo que se pueda elegir sino una obligación, la paz no sabe de colores ni ideologías, entraña compromiso, congruencia, veracidad, solidaridad, equidad.

La paz duradera vendrá cuando se deje de confrontar por el poder, la codicia, el resentimiento, el odio, eliminando los síntomas y concentrando las fuerzas en las causas. 

Hay que dejar de pelear y guerrear; concentrar la fuerza, la intención, la acción en obras de consolidación de justicia, igualdad y desarrollo, caminando hacia la paz es como se encontrarán las alas de libertad, dejando atrás la paz sintética.

*es defensora de derechos humanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *