Puño en alto

CAFÉ SIN AZÚCAR

Víctor Vish Fernández

Una vez más se presentó una desgracia y el puño en alto en señal de silencio. El desgajamiento del cerro del Chiquihuite en Tlalnepantla, a las afueras de la ciudad de México, nos recordó lo vulnerables que somos ante la naturaleza, pero también nos recordó que la sociedad mexicana es solidaria, que ante la adversidad, la fuerza y el orgullo de nuestra raza nos saca a flote. Pero también ante los acontecimientos una vez más el ciudadano común y corriente es el primero en llegar a tender una mano, compartir la comida, la ropa.

Con el puño en alto de los rescatistas, que en lo personal, se eriza la piel, se hace presente el dolor, el recuerdo, la nostalgia y también se hace presente un nudo en el estómago. Si bien no podemos responsabilizar al gobierno de las sucedido, si podemos reclamar al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), por desaparecer el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), y es lamentable que se tenga que pasar el sombrero para la ‘coperacha’, como esos centros nocturnos de bohemia y tertulia de barrio; cuando la mejor colaboración monetaria que hacemos todos, es pagar impuestos.

También en Tula estuvo presente la desgracia en día pasados, por el desbordamiento del río anegó este municipio de Hidalgo y colapsó la red eléctrica en el hospital del IMSS. Los pacientes, enfermos de covid-19, murieron al perder la respiración asistida. La ayuda llega a cuentagotas, como decimos en Guadalajara. A lo que se vuelve a ser presente la nula empatía de AMLO ante el pueblo, y nula solución de los acontecimientos.

Entre sus caprichos, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Angeles, la refinería de Dos Bocas, el dinero no está siendo administrado para el beneficio del ciudadano. Y si a esto le sumamos lo que gasta AMLO en viajes, en un promedio de 10 viajes del presidente en aeronaves de la Defensa Nacional suman 29 mil 228 litros de combustible por un monto estimado de 395 mil 394 pesos, el equivalente a casi una semana de mantenimiento del avión presidencial TP-01, el cual sigue parado, sin rentar, ni vender.

Café exprés. El subsecretario de salud Hugo López Gatell dijo en Twitter, en su cuenta oficial: Durante la epidemia de Covid-19, las personas menores de 18 años no tienen un riesgo elevado de padecer la enfermedad, de requerir hospitalización o de defunción por esta causa. Los accidentes son la primera causa de mortalidad en niños y jóvenes. Pues bien, los menores de edad que han fallecido por covid en la Ciudad de México registra 144 personas, Estado de México 69, Puebla 63, Nuevo León 60, Baja California 50. Son pésimos resultados los de López Gatell, pero es inamovible para el presidente de México.

Refil. Una vez dijo Albert Camus: “La necesidad de tener razón es el signo de una mente vulgar”. Y que se puede esperar de un presidente que ante todo está él, y después él, que enfermó de poder, que pasará a la historia como un autócrata, embaucador de mentes débiles, y mesías de los soñadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *