Tras protestas, Alfaro va contra pensiones doradas

Adrián Rangel

PUNTUAL JALISCO

Guadalajara, Jal.- Tras la manifestación de la semana pasada que hicieran pensionados del estado, que durante más de cinco horas bloquearan el cruce de las avenidas Juárez y Federalismo ocasionando un caos vial, exigiendo respuesta a sus demandas como la rendición de cuentas y dejar de saquear a este instituto para salvaguardar lo que le corresponde a miles de trabajadores del estado y que según las declaraciones del director general del Insitituto de Pensiones de Jalisco (Ipejal), Héctor Pizano Ramos se estaría al borde de la quiebra en ocho años de continuar con este ritmo, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, presentó en el Congreso del estado una iniciativa de reforma para garantizar la viabilidad del Ipejal y terminar con las denominadas “pensiones doradas” que afectan significativamente las finanzas de este instituto.

La oficialía de partes del Congreso Legislativo recibió la iniciativa con el estudio actuarial.
Foto: Cortesía Gobierno de Jalisco.

En su cuenta de Twitter, Alfaro Ramírez dijo que es una medida para acabar con pensiones de exfuncionario que cuestan millones de pesos, “una propuesta para cortar de tajo con los excesos de ex servidores públicos que, mes con mes, cobran cantidades millonadas a costa de los trabajadores. Para que se den una idea de lo que este abuso significa: hasta junio, hay 87 pensiones arriba de los 100 mil pesos mensuales; es decir, 87 exfuncionarios que le cuestan a Jalisco más de 12 millones de pesos al mes. Simplemente es insostenible y no lo podemos permitir”.

En la iniciativa se propone bajar el tope de 35 días de salario mínimo por día a 25, para las pensiones que vienen y también para las que ya están asignadas. “La pensión es un derecho adquirido, sí, pero no esos montos que ponen en riesgo el patrimonio de miles” dijo el mandatario estatal.

Finalizó diciendo que confiaba en los diputados para poner fin lo antes posible a estas “Pensiones Doradas” ante una realidad que exige austeridad y congruencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *