Ironías del poder

Café sin azúcar

Víctor Vish Fernández

Los enfrentamientos entre los militantes del PRI, se puede leer como un síntoma del inicio avanzado de la desaparición del partido que en su tiempo fue “la dictadura perfecta”. Una ironía de la política mexicana, es escuchar los motivos por el cual se manifestaron en las oficinas del partido tricolor en la CDMX, los del PRI acusando de corrupción al PRI, hasta parece historieta del maestro Rius.

Pero ya que estamos hablando de ironías, recuerda usted cuando Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acusaba de corrupción a la administración de Manuel Bartlett, cuando el hoy director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) era gobernador de Puebla de 1993-1999. Además con tanto que se queja AMLO de las administraciones pasadas, Bartlett también fue secretario de Gobernación en el sexenio de Miguel de la Madrid. También ocupó la Secretaría de Educación Pública en el régimen de Carlos Salinas de Gortari, digamos que fue el premio por su “destacada” participación en las elecciones donde casualmente se cayó el sistema.

Hoy Manuel Bartlett en la dirección general CFE, es de la gente intocable y protegido por el presidente. ¿Qué fue lo que hizo Bartlett para que pasara de ser odiado a ser de los inamovibles de la 4T? ¿Qué saben uno del otro para preferir ser cómplices que oposición? El director de la CFE ya habrá olvidado cuando en una entrevista con el periodista José Cárdenas dijo ser “priísta hasta la muerte”; hoy sigue siendo disoluta su trayectoria, y un soldado con lealtad a ciegas al régimen actual mexicano.

Café exprés. Pedro Vaca, el relator de libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pide que sea desechada la sección de “quién es quién en las mentiras” que AMLO impuso en sus mañaneras. Un espacio para agredir, atacar a los periodistas, medios de información que no piensan como él. Es tanta la necesidad de hacer historia y tener los reflectores de los medios de comunicación que ha pasado de la honestidad al cinismo, y de ser un candidato de la oposición perfecto a lo que vivía México; a ser realmente un peligro a la democracia del país.

Refil. Los feminicidios siguen en aumento. En 2016 sumaban 259 casos, en 2017 se registraron 304, en 2018 fueron 341, 2019 hubo 358 expedientes, el año pasado 385 y hasta junio de 2021 van lamentablemente 412 feminicidios. Fiscalía especialista en dar carpetazos, un régimen que ese tema no es prioridad, y la presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, solo es florero de esta cuarta transformación. Pero cómo una vez dijo Benito Juárez: “Siempre tuerce los principios el que oscurece la verdad, para ocultar sus faltas en las tinieblas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *