La Au$teridad

Spread the love

CAFÉ SIN AZÚCAR

Víctor Vish Fernández

“Lo barato siempre sale caro”, es una frase que es común escuchar y que hoy podemos ser testigos de un gobierno bellaco, con presidente admirador de Benito Juárez, un expresidente que promulgaba la austeridad. Claro lo hacía con un salario de 30 mil pesos anuales, al día sería 83 pesos en promedio, cuando un jornalero ganaba 0.50 centavos o una maestra de primaria ganaba 600 pesos al año. La única austeridad que vivió Juárez es cuando vivió en Estados Unidos, que era obligado pues el país mantenía un ejército o al presidente.

En la actualidad la única “austeridad” que ha vivido Andrés Manuel López Obrador es cuando fue candidato. Los lujos con los que hoy vive en el Palacio Nacional, son antagónicos a su discurso, además el gobierno de la cuarta transformación hasta el día de hoy oculta lo que se gastó en la remodelación y lujos. Actualmente el presidente de México tiene un salario mensual neto por 112 mil 122 pesos, con el aumento que recibió este año 2021 de 0.11 por ciento, esto sin considerar prestaciones en especie. De acuerdo con el Presupuesto de Egresos 2021, su salario queda en 162 mil 311 pesos, y el impuesto sobre la renta, así como deducciones de seguridad social ascendería en 50 mil 190 pesos.

¿Austeridad? Cuando el salario mínimo de un trabajador es de 141.70 pesos al día. Con una canasta básica que en Guadalajara compras el kilo de tortillas desde 18 hasta 25 pesos. Kilo de frijol peruano entre 63 y 72 pesos, y un pasaje en el transporte urbano es de 9.50 pero terminan cobrando los 10 pesos por falta de esa moneda.

Café exprés. En los años 20 había un chiste o chascarrillo entre los jaliscienses. Cuando un tapatío regresaba de la capital a su tierra, en el tren se pone a charlar con un chilango que venía de vacaciones a la Perla de occidente, el cual le pregunta: ¿Y en Guadalajara hay rateros? Y el tapatío con picardía le respondía: “solo eZuno”. Refiriéndose al exgobernador Jose Guadalupe Zuno. Hoy en la ciudad de las rosas vivimos números alarmantes de seguridad, pueblos que han sido desplazados por los constantes tiroteos en los límites de Jalisco y Zacatecas. Hoy la mayoría de los tapatíos hemos vivido el terror de ser asaltados, o nos a tocado ver personas cercanas ser víctimas de la delincuencia. En un alguna ocasiones la justicia se toma en propia mano en algunos barrios o pueblos, ante la falta de la presencia de las autoridades correspondientes.

Refil. María del Rosario Piedra Ibarra al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos brilla por su ausencia, una gran mujer de gran trayectoria se ha convertido en un florero de la cuarta transformación, dando la espalda al pueblo. Que presentara su renuncia sería algo digno para ella, olvidó que el que a dos amos sirve con alguno queda mal, y son nuestros impuestos quien paga su jugoso salario de 106 mil 880 mensuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *