Debates y logros

GENERALIDADES

José Roque Albín Huerta

Las mujeres mexicanas siempre han tenido una importante intervención en las tareas más importantes y difíciles ante la sociedad, además, una gran participación en los procesos históricos de nuestro país como en la Independencia y la Revolución mexicana, no obstante, esto, sus destacadas participaciones no se hacían notorias ante los ojos de aquella sociedad ya que tradicionalmente se le sigue asociando en roles netamente femeninos que las colocan en espacios y tareas del ámbito privado como el cuidado de personas y el desarrollo de las tareas domésticas que si bien no son ignoradas, si terminan siendo poco valoradas.

Consecuencia de lo anterior, es sumamente importante el reconocimiento constitucional de los derechos fundamentales de las mujeres para que se les permita acceder a los elementos de protección y garantía de los mismos, de tal manera que el derecho logrado a través de los años ha sido lento, pero con buenos resultados.

Históricamente este reconocimiento a la mujer inicia, incluso, en nuestra carta magna de 1917 que estableció lo siguiente: todo individuo gozará de las garantías que otorga esta constitución, desde luego que es notorio que en este momento no incluyó a las mujeres, reconociendo en forma restringida algunos derechos y libertades.

De tal forma que en el Congreso Constituyente de 1917 se discutió que debía incluirse el derecho al voto de las mujeres, se tomó la decisión por mayoría de no hacerlo ya que se consideró que la actividad de la mujer no había salido más allá de sus obligaciones domésticas, además se agregó que ellas no sienten la necesidad de participar en los asuntos públicos ya que incluso ni siquiera existían grupos o asociaciones colectivas femeninas, ya que excepcionalmente algunas mujeres les interesaría esta actividad, pero que no existían mecanismos para detectarlas por ello se tomó la decisión de no incluirlas en este documento.

Ya con aquella idea que no fue desechada totalmente, en la Constitución Política del Estado de Yucatán, en el año de 1922, el Congreso estatal reconoció el derecho de la mujer a votar en las elecciones municipales; esta novedad legislativa dio al inicio a que en 1923 en el estatuto jurídico de San Luis Potosí tomará aquella decisión, que en 1925 hiciera lo propio en la Constitución de Chiapas.

Basado en las experiencias anteriores, el general Lázaro Cárdenas del Rio, durante su mandato como presidente de los Estados Unidos Mexicanos (1934-1940), queriendo elevar a rango constitucional el reconocimiento de aquellos derechos iniciados por forma separada en los estados arriba anotados, envió una iniciativa de reforma al artículo 34 de nuestro Pacto Federal a efecto de que se reconociera el derecho al voto de las mujeres, no obstante de que fue aprobada por el Congreso de la Unión, esta reforma nunca se llevó a cabo con la justificación de que el voto de las mujeres podría verse influenciado y favorecido para la religión.

Entre debates, durante el mandato presidencial de Miguel Alemán Valdés (1946-1952), el presidente, promulgó a través de una reforma constitucional al artículo 115 el derecho a las mujeres a votar y ser votadas en los comicios electorales municipales, esto sucedió en el año 1947. Finalmente, en el periodo presidencial de Adolfo López Mateos (1958-1964), se decide dar plenitud a los tan debatidos deseos de otorgar los derechos políticos a las mujeres al establecerse la calidad de ciudadanía a los mexicanos sin importar su sexo, lo que significó el derecho a votar y ser votadas en el ámbito estatal y federal, como resultado de una reforma al numeral 34 de nuestra carta magna (1953).

Aunque estos avances fueron importantes, no implican un acceso equitativo a derechos y oportunidades y trato para las mujeres, por lo que las mujeres siguieron buscando mecanismos legales para lograr un país más igualitario, próspero y democrático. El reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres ha evolucionado desde el siglo pasado, aún existen algunos ámbitos donde las mujeres enfrentan obstáculos para acceder al mismo trato, derechos y oportunidades que los hombres.

*es rector general del Centro Universitario Uteg

joseroque@uteg.edu.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *