Botón de emergencia Jalisco se activa el próximo viernes

NO VAMOS A DEJAR DE TRABAJAR, LO QUE VAMOS A HACER ES DEJAR DE PASEAR: GOBERNADOR…

Carolina González
PUNTUAL JALISCO

Guadalajara, Jal. – El gobernador de Jalisco Enrique Alfaro Ramírez anunció hoy por la mañana que el botón de emergencia, que ayudará a frenar contagios de Covid-19, será activado y surtirá efectos a partir de las 19:00 horas del viernes.

Consiste en un proceso de 14 días en el cual las actividades no esenciales deberán parar por las noches, de 19:00 a 6:00 horas, y los fines de semana todo el día, a excepción de Puerto Vallarta, donde la suspensión será general de 20:30 a 6:00 horas.

Se prohíben las reuniones de más de 10 personas con el fin de evitar contagios.

Supermercados, que no cerraron durante esta pandemia, ahora tendrán que hacerlo por las noches y fines de semana.

La Coordinadora del Gabinete de Gestión del Territorio, Patricia Martínez, informó que no habrá transporte público durante el fin de semana por las noches, ni vehículos de plataforma, de 21:00 a 05:30 horas, los operativos de Alcoholimetría se implementarán al doble, para detectar a personas en estado de ebriedad conduciendo. Negó que se haya considerado “Ley Seca”.

Taxis tradicionales tendrán una tarifa solidaria conforme a tres polígonos y que va de 35 pesos por día y 45 pesos por noche, no podrán cobrar más de 150 pesos en el día y 160 pesos por la noche.
En Puerto Vallarta será de 60 pesos en la ciudad y 85 al aeropuerto. El sistema Mi Bici continuará operando normalmente.

Las cuatro empresas de redes de transporte que operan en Jalisco: UBER, Didi, Sigo y Cabify estuvieron de acuerdo en apagar sus plataformas para transporte de personas.


Sí operarán los servicios de envío de comida a domicilio y además continuará el servicio de cubrir despensa a domicilio, por parte de las grandes tiendas de supermercado. Lo que se cierra es el espacio público.

Las tiendas de abarrotes, autoservicio, farmacias, servicios hospitalarios y funerarios, entre otras actividades esenciales no pararán.

Podrán transportarse fuera de esos horarios, todo el personal de salud, seguridad, protección civil postal y gasolineras, portando sus identificaciones.

Los juegos de béisbol de Charros y de futbol de los equipos locales Atlas, Chivas y Leones Negros, siguen con su calendario, solo que sin gente.

Las actividades religiosas serán suspendidas durante estas dos semanas, no habrá misas ni cualquier otra celebración.

Las industrias estarán condicionadas a que cuenten con servicio de transporte privado.

El sector hotelero podrá operar, pero habrá prohibiciones en áreas comunes.

El viernes próximo 13 de noviembre será el día que finalice la activación del botón de emergencia en Jalisco.

“No queremos perseguir gente, necesitamos que nos ayuden, no quiero hablar de sanciones”, así lo expresó Alfaro Ramírez, quien además pidió a los ciudadanos cambien sus hábitos para protegerse, anunció la prohibición de fiestas, de reuniones de más de diez personas. La intención es evitar los centros de concentración masiva de personas y poner fin a los contagios que se han incrementado durante todos los días.

Tanto el gobernador Enrique Alfaro como presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus Navarro, coincidieron que, ante reportes, acudirán con policías e inspectores, con riesgo a clausuras y revocación de licencias en salones de fiestas, pero sobre todo apelaron a “la corresponsabilidad de los ciudadanos”.

El dirigente estatal subrayó que la activación se debe a que en tan sólo tres días de esta semana, Jalisco alcanzó 201 casos por millón de habitantes de Covid-19, lo que significa que, de seguir así, se alcanzarán 469 al cierre de semana, por lo tanto, era inevitable la activación.

Insistió en que la intención esencial es no volver a parar, es de que aprendan los ciudadanos a vivir así en tanto no exista una vacuna contra Covid-19.

Reiteró que hubo varias advertencias antes para no llegar a este momento, pero el incremento de casos que han sido detectados a través del sistema Radar y de fallecimientos, obliga a tomar decisiones más contundentes:

“Se trata de retomar la disciplina y hacer conciencia de que hay cosas que no le tocan al gobierno, pero confío en que la vamos a recuperar”.

Explicó que esta estrategia «es un sacrificio”, negó que se trate “de un toque de queda» y que no se va a detener a nadie por andar en la vía pública:

“No queremos estar persiguiendo gente. Le decimos a la gente que no es tiempo de hacer fiestas. No quiero hablar de sanciones, no es necesario meternos en ese tema. No es tiempo de hacer fiestas. Punto y final. Necesitamos la ayuda de los ciudadanos, queremos cambiar hábitos, no detener la vida. Pensábamos que no pasaba nada y miren que sí pasó”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *