Inclusión social

OBSERVANDO

Patricia Alvarado*

El color de piel, lenguaje, religión, preferencia sexual, discapacidad, pobreza, analfabetismo, etnia, género, juventud, personas migrantes, refugiadas, y discriminación en todas sus formas barreras sociales que frenan la inclusión como una política de integración social.

La inclusión social hace un llamado a voltear la mirada para un progreso social de sectores menos favorecidos en el alud de las desigualdades y por conducto de ella aminorar o erradicar la exclusión social.

La finalidad de la inclusión es amalgamar e incorporar a todos los actores sociales de un conglomerado poblacional sobre todo a aquellos más marginados y segregados para que gocen de las mismas posibilidades y oportunidades del grueso de los individuos.

México, dentro de esta pandemia social y sanitaria requiere de mayores esfuerzos para que la inclusión sea la que pondere socialmente y no se bloquee el desarrollo económico, educativo y de seguridad social, continuar con las mismas barreras sociales de exclusión y discriminación sólo acelera el deterioro de un país, ya que el cimiento de la inclusión “es que todas las personas tienen habilidades y potencialidades propias, teniendo en cuenta que la búsqueda de la misma fomente y garantice que toda persona sea “parte de” y que no permanezca “separado de”.

Pertinente es analizar las acciones de estado con respecto al combate a la pobreza, a la desigualdad, a la discriminación pues no se puede entrar de fondo a estas sino mediante la educación, con mayores aportes económicos y la garantía de los derechos humanos.

Las desigualdades de un país no deberían resquebrajarlo o desdibujarlo sino buscar un punto de equilibro y dar el paso a la cohesión social como una ruta de crecimiento y fortalecimiento social y económico en igualdad de oportunidades, para disfrutar un mundo un universo más en equidad y respetuoso de las diferencias, y valorando todo el aporte de las personas sin etiquetar o excluir.

Una gran complejidad amalgama la época actual, la inclusión y la cohesión social insustituibles para el crecimiento de una población y su inherente postulado convergen para un crecimiento económico alto, políticas públicas que incluyan capital humano y voluntad política para el fortalecimiento de las instituciones democráticos para el avance en el camino del desarrollo según lo asevera la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

*es defensora de derechos humanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *