Día internacional de la paz.

Patricia Alvarado

PUNTUAL JALISCO

La pregunta más persistente y apremiante de la vida es: ¿Qué estás haciendo por los demás? Martín Luther King

Guadalajara, Jalisco. Cada 21 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Paz un día para el fortalecimiento de los ideales de la paz, año con año hombres y mujeres renuevan su compromiso con la paz desde distintas acciones y valores.

     Este año se resaltan los valores de la compasión, esperanza y amabilidad valores imprescindibles en tiempos de pandemia, tiempos en que hay que cesar las hostilidades para que todas las personas encuentren paz, amor, alegría y bondad en la otredad.

Todos estamos interconectados en tiempos de pandemia o en tiempos normales, de cierto es que necesitamos de la otredad en cualquier circunstancia de nuestra vida.

     Si reflexionamos y admitimos que todo sencillo acto de vida cotidiana requiere de las acciones de las demás personas estaremos en el camino de forjar nuevas realidades; por ejemplo: cuando comemos necesitamos de la persona que hace el pan, las tortillas, y ella al mismo tiempo necesita del campesino/a o del ingeniero/a agrónomo quienes siembran y producen las semillas y ellos/as necesitan de la Tierra donde sembrar y cultivar maíz, trigo, etc., como ven todo es un círculo virtuoso de dar y recibir.

    Los valores de la compasión, esperanza y amabilidad en este Día Internacional de la Paz 2020 están correlacionados con la solidaridad, colaboración, fraternidad, justicia social en una cadena inacabable de brindarnos los unos/as a los otros/as.

     Estos valores favorecen y fortalecen nuestras relaciones familiares y sociales y practicarlas sin duda es la mejor forma de construir paz.

     Hay que reconocer que vivimos en un mundo desigual donde el valor de la compasión, esperanza y amabilidad requieren de todo nuestro esfuerzo para preponderarlo en la vida personal, comunitaria y pùblica.

     También reconocer que en un mundo de injusticia hay pérdida de valores, y las desigualdades e injusticias se agudizan cada día más.

Un ejemplo de ello es la brecha económica entre pobres y ricos, la cultura patriarcal que desemboca en feminicidios, desigualdades tan arraigadas como el colonialismo entre superpotencias  que provoca el mantenimiento de la colonialidad, y así podríamos enumerar un sin número de ejemplos.

      La exigencia a activar estos valores (compasión, esperanza y amabilidad) devienen de situaciones tan graves como la:

  1. crisis ecológica, donde nuestra selvas están siendo devastadas ( selva amazónica) por la sobreexplotaciòn, instalación de negocios agrotóxicos, y entrega de riquezas naturales a trasnacionales.
  2. Migración y desplazamientos forzados  donde millones de personas que llegan a las fronteras de los países más favorecidos huyendo de la guerra, miseria y regímenes dictatoriales, ponen en peligro sus vida hasta perderla.
  3. Y la pandemia por la Covid 19 que está extendida por todos los países, regiones y continentes sin distinción de clases sociales y que mantiene confinada a la humanidad provocado hasta el momento miles de muertes a lo largo y ancho de todo el mundo.

       Estos motivos y otros más son el motor para volvernos solidarios y activar la compasión, la amabilidad y esperanza y convertirnos en liberadores de un mundo desigual e injusto.

      Antonio Guterres   secretario general de la ONU señala: “Todo lo que hagamos durante y después de esta crisis debe hacerse con un fuerte enfoque en la construcción de economías y sociedades más equitativas, inclusivas y sostenibles que sean más resilientes frente a las pandemias, el cambio climático y los muchos desafíos globales que enfrentamos.”

     México y Jalisco por otra parte viven realidades de fuerte espectro la pandemia ha venido a corroborar que la violencia continùa pues las desapariciones forzadas siguen, los feminicidios persisten, la impunidad y corrupción hacen de las suyas por las calles cotidianamente, no obstante que el gobierno estatal y federal aseguran que viven en un estado de pacificación permanente.

     Los hechos del 4, 5, 6, de Junio 2020 han marcado un antes y un después de como enfrentar las diferentes violencias que padece la ciudadanía, y la precaria seguridad ciudadana que se percibe en el estado y el país.

      Este día se conmina a forjar juntos la paz, la pregunta es -¿nuestro estado y país lo tienen claro?-.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *