Génesis

GENERALIDADES

José Roque Albín Huerta*

La Cruz Roja también conocida inicialmente como la Media Luna Roja, se originó en Europa a mediados del siglo XIX, como una respuesta humanitaria para atender a los cientos de militares heridos en el campo de batalla durante la guerra franco-prusiana. Siendo el precursor de este movimiento internacional el comerciante ginebrino Henry Dunant, eligiendo como emblema el signo de la Cruz Roja sobre fondo blanco como un reconocimiento a su país, Suiza, invirtiendo los colores de la bandera nacional.

Su estructura se compone de tres principales pilares: Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) y, de 188 sociedades nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, este vínculo de unión se fundamenta en principios como: la imparcialidad, humanidad, universalidad, neutralidad, independencia, unidad y voluntariado.

Ahora bien, cada sociedad nacional, tiene también la responsabilidad de promover los principios fundamentales y los valores humanitarios, la intervención en desastres, capacitar a la comunidad en caso de desastres, procurar una mejora de los servicios de salud en la comunidad, es decir, que se convierte en auxiliar del estado en el ámbito humanitario, así como un gran apoyo del sector salud.

Su principal fuente de ingresos proviene de aportaciones voluntarias, de administraciones públicas, entidades privadas, socios, sorteos, servicios, subvenciones, donaciones y de la colecta anual.

Con la adhesión de México a la Convención de Ginebra en 1909, es entonces cuando Porfirio Díaz Mori, el 21 de febrero de 1910 expide el decreto en el cual se reconoce oficialmente la Cruz Roja Mexicana.

En el territorio nacional se encuentran delegaciones, subdelegaciones y puestos de socorro, que prestan servicios de ambulancia, médicos, atención en desastres, albergue invernal, restablecimiento de contactos familiares, brigadas médico asistenciales, operativos especiales, entre otros.

Con todos estos servicios que tenemos a nuestro alcance, desafortunadamente, cuando inicia la colecta anual, se presentan cifras en las que no se alcanzan las expectativas de recaudación, que en algunos estados no llega ni a 50 por ciento de lo programado.

La benemérita Cruz Roja por décadas ha brindado atención médica y pre hospitalaria a los jaliscienses en forma eficaz y eficiente, por ello, en reconocimiento a esta noble labor que realiza, debemos unirnos al llamado que hacen nuestras autoridades a efecto de realizar una aportación, cuando hagamos nuestros pagos de trámites administrativos en el próximo 2021 que seguros estamos serán para eficientar aún más sus servicios que ojalá no lleguemos a necesitar.

Apreciable lector, nosotros seamos generadores de difundir en nuestro entorno el valor y sentido de la cooperación, gracias por leerme y sus aportaciones que me fortalecen en la idea de continuar, por este medio en contacto con usted.

*es rector general del Centro Universitario UTEG

joseroque@uteg.edu.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *