Cuidemos a quienes nos cuidan

OBSERVANDO

Patricia Alvarado*

La inseguridad en México marca aristas importantes en el país para los tres órdenes de gobierno.

El reto para una nación con violencia social supone el fortalecimiento de sus instituciones en seguridad pública quienes son propiciadoras tanto de la profesionalización del gremio policial como de la infiltración del crimen organizado. El éxito o fracaso de las políticas públicas de seguridad se fortalecen o se debilitan desde las instituciones de ahí que la dignificación policial sea imprescindible. La carrera policial marca la profesionalización pero también las condiciones dignas y de respeto para quien realiza tal profesión o actividad.

De acuerdo con el Modelo Óptimo de la Función Policial de la Secretaría de Gobernación (Segob) para garantizar la materialización de derechos laborales son: homologación al salario, acceso a créditos para vivienda, seguro de vida, servicio médico, fondo de ahorro para el retiro de los policías, acceso a apoyos para familias de policías caídos en cumplimiento del deber, becas escolares para hijos de los policías.

La inseguridad es bastante preocupante por lo que se debe seguir sumando, homologando y promoviendo el principio de progresividad  en derechos humanos para que los agentes policiales y sus familias gocen y realicen sus proyectos de vida con dignidad y por ende la ciudadanía gozará de mayor seguridad policial.

Pulsaciones ciudadanas. El organismo Causa en Común, publicita un análisis comparativo de registros delictivos de los 18 meses de este sexenio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con respecto a los anteriores de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, lo que arroja un comparativo desastroso.

Asesinato: en el presente sexenio se presentaron 45 mil 538 carpetas de investigación por asesinatos y 53 mil 628 registros de víctimas. En los primeros 18 meses AMLO acumula el mayor número de carpetas de investigación, seguido por  Peña Nieto con 26 mil 633 y Calderón Hinojosa con 16 mil 179.

*es defensora de derechos humanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *