Por un estilo de vida sustentable

SOCIEDAD Y OTROS DEMONIOS

Susana Aceves Ascencio

Crear conciencia sobre la utilización de los plásticos de un solo uso, es una tarea titánica, más no imposible. Durante este mes que se lleva a cabo la campaña “Julio libre de plásticos” es momento de repensar sobre nuestros hábitos de consumo y darnos cuenta sobre la basura que generamos en el día a día.

¿Se ha dado cuenta cuánta basura producimos cuando vamos a disfrutar de una rica bebida en una de las cafeterías de autoservicio más famosas de nuestro país?

Mi antojo de fin de semana, me causó conmoción al ver cuánta basura generé por disfrutar en menos de una hora un frapuccino de temporada y una bebida gaseosa: dos vasos y una tapadera de plástico, una cuchara, un popote, dos servilletas, una lata. Me sentí tan culpable que decidí por lo menos, llevarme la cuchara para reutilizarla.

Imagínese si esto fue en 60 minutos, ¿cuanta más producimos al día? Según el documento Visión Nacional a una Gestión Sustentable: Cero Residuos de Semarnat, se estima que una persona al día genera 0.86 kilogramos. En total México produce más de 44 millones de toneladas anuales de residuos y según estimaciones para el año 2030 se espera alcanzar 65 millones.

El daño colateral de usar plástico de un solo uso está impactando no sólo a la salud de miles de especies de animales sino también a nuestra salud: te recomiendo ver el documental de Plastic Ocean en la plataforma de Netflix para que te hagas una idea del problema que estamos causando a los océanos y aguas continentales de nuestro planeta.

Contribuir de manera responsable a disminuir el impacto ambiental y la huella de carbono es tarea de todos. Las personas poco a poco entienden la problemática y están cambiando su estilo de vida a uno más sustentable Prueba de ello, se muestra en la publicación de Euromonitor International sobre las diez tendencias globales de consumo 2020, entre las que destacan orgullo local, en camino a ser global, es decir, comprar productos locales y apoyar a la comunidad. Revolucionarios de la reutilización, consiste en utilizar opciones de envases reutilizables o de rellenado y por último, queremos aire limpio en todos lados, es urgente bajar las emisiones de dióxido de carbono.

¿Será posible vivir sin producir basura? Sí es posible reducir al máximo nuestros desechos, tal como lo demuestra el movimiento de  Zero Waste (Desperdicio Cero), es una iniciativa que tiene como objetivo reducir los residuos de basura a su máxima expresión.

La alianza internacional Zero Waste define este concepto cómo «cero desperdicios: la conservación de todos los recursos mediante la producción, consumo, reutilización y recuperación responsables de productos, empaques y materiales sin quemar y sin descargas a la tierra, el agua o el aire que amenacen el medio ambiente o la salud humana».

Para ello, se basa en las cinco “r” de sostenibilidad: 1.- rechazar todo aquello que no necesitamos o que podemos sustituir por algo más amigable al medioambiente; 2.- reducir al máximo y quedarnos sólo lo que necesitamos para vivir, entre más cosas tenemos generamos más basura; 3.- reutilizar y dejar de comprar productos de un solo uso; 4.- reciclar si es necesario hacerlo después de aplicar las anteriores erres y que no se puede rechazar o reducir; y por último 5.- rot, es decir, compostar en casa los desperdicios orgánicos, obteniendo abono natural para las plantas. 

Los pequeños cambios hacen la diferencia y aunque no lo crea logran lo imposible, sólo es cuestión de decidirnos a cambiar nuestra actual forma de vida por un estilo de vida sustentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *