Se van, sin poder decirles adiós

por: José Ruiz Mercado

   1982, Chilpancingo Guerrero, digamos Universidad Autónoma, Arturo Garrido (maestro, bailarín, coreógrafo) se lanza, junto con Serafín Aponte, Daniela Heredia, a la tarea de hacer un grupo de danza: Barro Rojo Arte Escénico. Su primer montaje (El Camino) al año de haberse fundado gana el Premio Nacional de Danza.

Barro Rojo, desde sus inicios, presenta un lenguaje innovador. La danza a la calle, a los mercados, a las plazas. Pronto se convierte en bandera de la institución, y pronto, demasiado pronto deja de serlo al caer en déficit económico la Universidad Autónoma de Guerrero (1984) Emigran a la Ciudad de México como grupo independiente.
Cualidad del líder orgánico resalta cuando suma; Arturo Garrido lo es. Pronto la propuesta del grupo, al reunirse con talentos del medio, hace, del grupo, una compañía, la cual, ni el sismo del 85 va a detener.
Edwin Arturo Garrido Puga nace en Quito, Ecuador un 5 de diciembre de 1955. Estudia Danzas étnicas, clásica y contemporánea en su país natal. Luego estudia pintura, folklore e investigación. Literatura lo hace con Alejandro Aura y Juan Bañuelos. En 1980 funda Andamio y en 1982 Barro Rojo. Ganador de varios premios como coreógrafo.
Garrido mantiene una visión amplia, un gesto de participación sin egoísmos al invitar a reconocidos coreógrafos, a formar nuevos. Invita en 1983 a Francisco Illescas Vera, quien había estudiado teatro, danza folklórica y moderna en lo que fue el Departamento de Bellas Artes del Estado de Jalisco y, posteriormente en el Taller Coreográfico de la UNAM.

1987 es un año importante para la danza. Dos años posteriores al sismo del 85 con una sociedad civil dispuesta a agruparse, a exigir con propuestas, sin esperar limosnas. Un grupo de bailarines, teóricos, investigadores, se lanzó a la calle organizados en una propuesta y una publicación: Manifiesto. Arturo Garrido, César Delgado Martínez, y otros propusieron, con una organización: Unión de Vecinos y Damnificados 19 de Septiembre (UVYD19DESEPTIEMBRE) Siempre al frente, proponiendo en el hacer.
Barro Rojo a la fecha ha participado en los principales festivales de danza contemporánea del mundo. Emblemática su participación en el Festival Internacional de Danza Contemporánea LILA LÓPEZ de San Luis Potosí.
Merecedor, y sus miembros todos, a estar en un diccionario especializado. Hasta hoy el único con más de mil entradas con los protagonistas de la danza en México, publicado en el 2009, gracias al esfuerzo, el tesón, la visión a la distancia de César Delgado Martínez.
Barro Rojo se vuelve un semillero de grandes, con una propuesta visual muy clara. En alguna ocasión Illescas comentó acerca del éxito de los montajes de la compañía: Siempre está un dramaturgo presente. Pero, lo importante en el aspecto formal, la colaboración interna, la participación de diferentes coreógrafos.
Uno de ellos lo fue Sergio Anselmo Orozco, quien irónicamente nació cuando Barro Rojo nacía. En el 2016, gana el Premio al mejor espectáculo. Una obra clave fue Tres de los Otros, en donde retoma las imágenes y anécdotas de la lectura e interpretación del libro 68, de Paco Ignacio Taibo: Fanny y el Tira. Tres de los Otros, un conjunto coreográfico de Illescas y Sergio. La colaboración.
Sergio murió este mes, el domingo 14, para ser exacto. Y así, sin poder decirle adiós se fue sin avisarnos. La vida es una esfera tan grande como caótica en movimiento con mucho color.

Un comentario en “Se van, sin poder decirles adiós

  • el junio 25, 2020 a las 5:57 pm
    Permalink

    QUE BELLEZA DE TEXTO! UN ENORME ABRAZO JOSÉ RUIZ MERCADO!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *