Acusan a opositores de groseros con funcionarios durante comparecencias

Legisladores de Morena…

Ciudad de México.- El grupo parlamentario de Morena pidió la suspensión formal de las reuniones públicas del Senado con los servidores públicos federales, con lo cual quedará cercenada la facultad de control constitucional de esta Cámara del Poder Legislativo, porque Morena no está de acuerdo con que la oposición le haga críticas a los funcionarios federales, a quienes calificó de groseros.

Ricardo Monreal agradeció el diálogo al gobernador de Banxico y después de expresar que estaba en desacuerdo con cancelar la facultad de control del Senado.

Frente al gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, con quien estaban en sesión virtual pública, los senadores protagonizaron la continuación de su diferendo político, luego de que el PAN insistiera en que el doctor Hugo López-Gatell debe disculpase por reconvenir a la senadora panista Alejandra Reynoso.

El morenista Alejandro Armenta, en nombre de su bancada, pidió formalmente a Ricardo Monreal la suspensión de estos encuentros con los servidores públicos,  porque la oposición es grosera.

Ricardo Monreal agradeció el diálogo al gobernador del Banco de México y después de expresar que estaba en desacuerdo con cancelar la facultad de control del Senado, explicó que tiene muchas presiones internas por su afán de no polarizar el ambiente en el Senado de la República y si Morena lo exige, se suspenderán estos encuentros, por lo que los diálogos públicos con los titulares del Instituto de Salud para el Bienestar, la Secretaría de Economía y el IMSS quedarán cancelados.

En tanto, la panista Alejandra Reynoso presentó una queja formal ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y la Secretaria de la Función Pública en contra del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, por la forma en que el miércoles se dirigió a ella para contestar sus preguntas, al descalificarla como conocedora de temas de salud, por su origen profesional; al hablarle de la capacidad cognitiva del ser humano para entender las explicaciones y al acusarla de hacerle preguntas prefabricadas, basadas en mentiras.

Aunque en el Senado es una práctica común el enfrentamiento verbal entre los funcionarios públicos y los legisladores de oposición, como el que ocurrió entre la entonces secretaria de la Función Pública, Rosario Robles, y los senadores del PAN, PRD y PT, en 2013, cuando hasta conato de golpes hubo en el Senado, ésta es la primera vez que un grupo parlamentario mayoritario pide la suspensión de reuniones con funcionarios públicos, porque no le gusta la crítica de la oposición.

“Hubo cuestionamientos. Hubo acusaciones. Hubo señalamientos, groserías, que con prudencia el subsecretario contestó y pareciera que es ésa la lógica, de usar esas comparecencias para acusar, denostar y descalificar, cuando el funcionario público merece respeto”, expresó Alejandro Armenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *