El baile, antídoto contra el estrés del aislamiento

PUNTUAL JALISCO


La extensión del tiempo de aislamiento que han pedido las autoridades a la sociedad, ante la emergencia sanitaria causada por el Covid-19, o coronavirus, podría generar algunos problemas de salud mental y física, como el aumento del estrés y la ansiedad.
Ante esta situación el baile podría ser una excelente opción para mantener nuestro cerebro activo, el cuerpo sano y así aminorar el estrés y la ansiedad. En este tema, la directora del Grupo de Animación y Baile (GAP) del departamento de Arte y Cultura de la Univerisdad Autónoma de Guadalajara (UAG), María Magdalena Maldonado Macías, explicó que el baile puede ser una herramienta importante en la prevención y hasta en la cura de cualquier síntoma de fatiga, desánimo y tristeza por el estrés y ansiedad.

Para practicar el baile se ofertan diverso tutoriales en Internet, como la UAG, que tiene videos en sus redes sociales. Foto: Cortesía UAG

“Hay estudios médicos que lo comprueban y que mencionan varios de los beneficios de bailar, rescatando al ser humano del estrés, así como ayudando en la salud física, mental y de riesgos cardíacos. No es necesario ser bailarín o tener conocimiento técnico en baile para dejar que el cuerpo sienta la música y se mueva a su ritmo y así ponernos contentos y aprender algo nuevo”, señaló.
La experta dijo que el baile protege al cerebro debido a que, cuando hay movimiento, se utilizan neuronas y sustancias químicas que controlan los músculos, se segregan químicos que producen felicidad y mejoran el estado de ánimo.
“Un equipo de científicos de la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York reveló que el ejercicio aeróbico de bailar puede revertir la pérdida de volumen del hipocampo, una estructura cerebral clave para la memoria, que con el paso de los años va encogiendo y provocando problemas de memoria, pudiendo degenerar en demencias”, relató.
La profesora agregó que si se desea bailar basta con poner cualquier estilo de música y dejar que el cuerpo haga lo suyo, todos los movimientos son tan relajantes y estimulantes como valiosos para quien lo práctica y hay clases tutoriales en Internet, como la UAG tiene videos del tema que pueden verse en su Facebook.

30 minutos de movimiento
“La situación de estar en casa por un tiempo prolongado causa en algunas personas un estado de tensión, que se puede liberar con un rato de baile de 2 a 4 veces por semana. Lo ideal sería al menos 20 ó 30 minutos diarios liberando el estrés que se genera por la ausencia de paseos, convivencias, distracciones al aire libre, o por la incertidumbre del aislamiento”, puntualizó.
La experta, además, recomendó realizar esta actividad de manera individual o en familia. Si el espacio de la recámara, sala o pasillo lo permiten, continuó, pueden en familia realizar sesiones y cada uno mostrar sus dotes de bailarines.
“Es buen momento de buscar esos momentos de convivencia familiar que no se dan en el día a día, por la rutina de las escuelas y empleos. Debemos ver en este aislamiento la oportunidad de tener unión familiar, bailar y grabar estos momentos, porque llegará el día que, al verlos, se alimentará el alma y el corazón con la alegría suficiente para enfrentar nuevos retos”, agregó.

Tipos de activación y baile
Maldonado Macías expuso que se pueden hacer baile recreativo en casa, en el que participen chicos y grandes; sólo se selecciona la música preferida por el ejecutante, puede utilizar audífonos o según su espacio favorito, reproducir la música y dejar que el cuerpo se mueva.
Si hay personas mayores en casa, el baile puede ayudarlos a sentirse jóvenes nuevamente, agregó, si están en condiciones de bailar, incluirlos en algún momento para que sigan a un guía de cualquier rutina, o bien, simplemente hacerlos parte de esta actividad. Incluso, ellos podrían enseñar uno que otro paso.
“Lo mismo va para las mamás y sus bebés de brazos, el pequeño también puede participar con ella, moverse con alguna música alegre y en un volumen adecuado, ayudará a relajarse, a unirse y a compartir la alegría y convivencia que provocará para ambos. Si los pequeños ya caminan y aún están bajo el cargo de mamá, pueden incluirlos a que ellos salten, aplaudan y también desgasten energía. Será de mucho beneficio para todos”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *