Que esto no se pierda

GENERALIDADES

José Roque Albín Huerta*

En un sentido genérico, los valores son propiedades, cualidades o características de una acción, una persona o un objeto considerados típicamente positivos o de gran importancia. Los valores son objeto de estudio de la axiología (teoría en la materia).

Los antivalores suponen una forma de actuar inadecuada, incorrecta. De allí que los antivalores estén asociados a conductas inmorales o antiéticas.

Al considerar los diversos comportamientos del ser humano caemos en cuenta que existe una enorme potencialidad en nuestro proceder. Mas con absoluta seguridad afirmamos que siempre y en todo, buscamos nuestra plenitud, misma que debemos adquirir durante el curso de la vida. Pero pongamos nuestros ojos en ese comportamiento nuestro, en esa forma de actuar cotidiana. En esos valores que poseemos y en tantos otros que tenemos que practicar so pena de no alcanzar la plenitud.

Todos los días a cierta hora nos levantamos, nos aseamos, y practicamos un sin número de acciones antes de llegar a lo que llamamos nuestro trabajo al cual procuramos llegar puntuales y bien presentados. Estas acciones que realizamos son los que han dado en llamar valores.

Pero existen una gama muy grande de estas acciones que nos llevan a practicar una acción principal, encontrando de esta manera una concatenación ordenada en nuestro proceder. Así, de esta manera continuamos nuestro día y durante el mismo nos esforzamos para hablar coherentemente; defendemos la honestidad y no nos agrada la falsedad; premiamos en nuestra empresa, escuela, casa a quien sí ha cumplido cabalmente su deber; y reprendemos o incentivamos a quien por cualquier motivo no lo ha realizado. Entonces aquí nos encontramos con algo opuesto a aquello que hemos dado en llamar valor y decimos que es un antivalor.

Pero decíamos, que el ser humano desea llegar a esa plenitud y esto por medio de la práctica de acciones que conlleven satisfacción al efectuarlas.

Entendámonos y bajemos a la realidad, ya hemos tenido la oportunidad de juntos de aprender a pescar, continuaremos la idea. Dentro de todo el cúmulo de valores tales como: la honestidad, el cumplimiento del deber, la puntualidad, el agradecimiento, la generosidad, el altruismo, etc. Hay algunos que revisten una importancia capital y son aquellos que de manera más cercana nos competen.

Así por ejemplo; tenemos que quienes nos dedicamos a la docencia tenemos la obligación de hacer crecer a nuestros pupilos y de brindarles todas las herramientas necesarias para que, llegado el momento y las circunstancias mejores, puedan emprender cosas magníficas siempre en mejora de nuestra raza humana. El ser humano para llegar a su plenitud debe dirigirse a aquellos valores que más exigen su práctica. Un presidente, debe dirigir todo su esfuerzo a mejorar, proyectar y elevar a primer nivel la nación y así mismo todos los que los que sirven a la república; un empresario, deberá practicar un sin número de valores, pero se le exige el gobierno adecuado y el impulso de la empresa; un rector, deberá poner todas sus fuerzas en hacer destacar su universidad; los padres de familia su dedicación debe ser educar a sus hijos e infundir todos los valores necesarios para que triunfen en la vida. Y así sucesivamente en cada uno de los casos.

Los valores que propiamente nos hacen crecer, son aquellos seleccionados los que nos alcanzan la plenitud son los que nos engrandecen y nos dan la tranquilidad en nuestro propio ser, son los que nos hacen ser mejores hombres y en nuestro caso mejores mexicanos.

*es rector general del Centro Universitario Uteg

joseroque@uteg.edu.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *