Dictadura y Violencia

¿Y quién es Usted?
Por: José Ruíz Mercado

Toda dictadura, directa o velada, es una imposición del otro la cual conlleva a la esclavitud por ambas partes. Quién la ejerce y quién la recibe. En una dictadura la esclavitud está presente.

   La historia del Gran Dictador está llena de sarcasmos. Risas involuntarias. Figuras insumisas. Angustias y desvelos. El Gran Dictador se observa a sí mismo con pies grandes porque es tan pequeño que jamás alcanza a ver distancia.

   La literatura, el cine, el teatro, plena en la retórica, en la incertidumbre de estos personajes tan predecibles como cercanos. Seres angustiantes y angustiados en su pequeño, demasiado diminuto, universo.

   ¿Recuerdas quién escribió aquello de nuestros textos pasarán de mano en mano mientras viva el dictador? Exactamente no recuerdo como iba, ni quién lo escribió. Tú lo has de recordar.

   El dictador vive angustiado. Vive lo de los demás porque se cree indispensable en lo moral, lo económico y, genera leyes cada vez más cerradas como sus propios miedos.

   Dictadores en el mundo han proliferado. De hecho tenemos una novelística de la dictadura. El tirano en su mejor retrato hablado, prepotente, ignorante, con una mirada al frente. No puede mirar al lado porque se vería cuestionado. Desconoce la ironía porque no sabe jugar consigo mismo.

   Dictadores cotidianos ejerciendo desde lo alto. La literatura revisa, expone; desde Ramón María del Valle Inclán con sus juegos del esperpento, hasta la América barroca.

   Los años de la mitad del siglo apenas pasado. Los años del franquismo y las luchas eclesiásticas. Los dictadores de la llamada República Bananera. Los crímenes a bayoneta calada.

   El 25 de noviembre de 1960, en la República Dominicana, durante el mandato de Rafael Leonidas Trujillo, tres hermanas, tres activistas políticas fueron asesinadas por sus ideas. El dictador que duró en el  poder de 1930 a 1961.

   Tres hermanas, las Mirabal, asesinadas por su activismo político. Tres hermanas: Patria, Minerva y María Teresa. A su memoria, el 25 de noviembre se decreta el día internacional en contra de la violencia femenina, a partir de 1999.

   La violencia, quien la ejerce, está respondiendo a un miedo a ser cuestionado. La violencia de la sociedad patriarcal se sustenta en esto: Miedo. La inseguridad. Miedo por lo ilegitimo del poder económico, religioso, sexual.

   La violencia continúa ejerciéndose a todos los niveles. El ejercicio del poder, la sublimación del macho alfa. Violencia en casa, en la calle, en las redes sociales, la violencia como ejercicio cotidiano.

   Hace unos años, como quien dice, ayer, entrevisté a Esperanza Gama, pintora egresada de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara, actualmente radica en Chicago. Entre otras cosas, comentó algo que todavía no olvido:

   Esperanza Gama.- Una vez estaba en un café, cuando estaba en Chicago, vi un anuncio que me impactó, en el New York Times. En la primera página a una mujer que su propio hermano (o el marido) la había sepultado en un Estadio enfrente de todo mudo. Se llamaba Karmina. Fue todo lo que vi. Eso me impacto tanto. Asesinar a una mujer por su propia familia porque era de otra cultura.

   Me fui a mi estudio y le hice un retrato a Karmina. Lo dibujé ese día. Pero, ¿qué puedo decirle a Karmina? Pinte sus ojos y un cico buta, que no era buta. La mirada de ella, de coraje, de frustración que ella pudo haber sentido en el momento cuando la asesinaron. Todo por las creencias religiosas de esos países. Fue para mi tan fuerte para hacerlo. Cuando lo terminé de pintar, había hecho algo muy romántico.

   Lo compró una mujer que fue a mi estudio a recoger una Eva. Iba un hindú con ella. Se llevó a Karmina. Yo no deseaba que se la llevara. Se la llevó y con ella se llevó mi coraje.

   25 de noviembre, son fechas para no olvidar. Únete, el movimiento, llama a la conciencia de la armonía, de la no-violencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *