Saltar al contenido

Se vive parecido al Síndrome de Estocolmo en la CEDHJ

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos
Compartir en:

Observando

Patricia Alvarado

Patricia Alvarado Defensora de Derechos Humanos

Se vive parecido al Síndrome de Estocolmo en la CEDHJ

Guadalajara, Jalisco. Yaocalli, colectivo de mujeres, en rueda de prensa en las afueras de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco dan a conocer los últimos acontecimientos de la queja y denuncia penal presentada por Mara Guzmán la cual fue diferida al 8 de agosto del año en curso.

     La queja y denuncia fue interpuesta por Mara Guzmán contra Krystian Felipe “N”, segundo visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) por hostigamiento laboral y denuncia penal, ella labora en la institución de derechos humanos estatal, y en su dicho sostiene que se ha enfrentado a un sistema de justicia corrupto e impune ya que en base a favoritismos a casi un año de su presentación la carpeta de investigación se encuentra archivada.

     Para Puntual Jalisco, señala Yaocalli, que lo que se pide es que el visitador sea sancionado conforme a derecho, que el congreso legislativo estatal no admita la inscripción del hostigador en la reciente convocatoria para la elección de Ombusperson de Jalisco hasta que la denuncia no se resuelva, que no puede haber violentadores en la CEDHJ (Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco), esto por el bien de las víctimas que buscan una vida libre de violencia.

Cabe resaltar que en esta rueda de prensa se presentó Francisco Ruiz Hernández testigo de Mara Guzmán en su procedimiento jurídico, quien a su vez también es trabajador en la comisión por más de 25 años y quien también ha sido hostigado laboralmente y padeciendo abuso de autoridad por el segundo visitador, hoy también presentó una queja y presentará una denuncia penal.

Al inquirírsele de que porque se había tardado en presentar la queja  respondió que por miedo a perder su trabajo, por miedo a represalias, dijo, “estamos viviendo aquí en la institución algo parecido al Síndrome de Estocolmo, tenemos miedo, porque todos le tienen miedo al visitador, porque siempre ha manifestado que tiene poder político, tenemos temor de ser despedidos, también tenemos  temor personal, yo de hecho en la queja que presente, estoy señalando que si algo me pasa a mí  o a mi familia lo hago responsable”, concluyó.

Tal vez te puede interesar Reconocen primer mujer astronauta jalisciense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *