Saltar al contenido

Más fibras

Más fibras

¿Y quién es Usted?

José Ruíz Mercado

Más fibras

Más fibras

La música popular tiene magia. Atrae con el diccionario de lo contemporáneo.
Frases con la peculiaridad de ese hoy pleno.

Los primeros acordes. Un requinto al vuelo. Luz, bastante luz. De nuevo la
magia de estar en vivo. Tonos, gama lumínica. Los grandes momentos. La
realidad alterna entre la música y la iluminación.

La utilización del color. De los matices. De la intensidad ¿Cómo decirlo? Los
buenos iluminadores saben muy bien de este oficio. La creación se resiste. Se
afirma. Se contrae y viene de nuevo la sincopa.

En un video el uso de la luz es otra. Más intimista. Menos colectivo. Más cercano
a la temática. Los rubros se acercan al éxtasis cautivo, al mirar de cerca, al
abstraerse a la imagen.

Hace unos años pasamos por la generación de lo visual. Ahora, el hoy, es la
velocidad, el juego donde la imagen se mueve a diferente intensidad. A diversa
propuesta. Una imagen viene, cambia, pervive.

Los lenguajes. Claros, oscuros, barrocos. Todo en un llamado a la distancia. En
00 el lenguaje es barroco. Parte de la cultura mexicana. Te amaré por siempre. Si.
Escuchó usted bien. Hablamos de Siddhartha.

Todo un equipo profesional rodea la obra de nuestro autor. Desde los técnicos
hasta los más cercanos colaboradores. Todo un equipo en conjunto. Lo cual nos
da un resultado de primera.

Y hablamos de su trabajo en los medios, en las esferas de las redes sociales. El
trabajo aparecido en los canales especializados en música, de los
reconocimientos en las revistas; como aquel de la revista Rolling Stones.
Siddhartha ha sabido permanecer con una inteligencia creativa. Crecer en el
terreno de la música, además de ese excelente trabajo de video, de búsqueda,
ritmo de corazón abierto.

Cadencia. En sus inicios se escuchaba, así, como a lo lejos, una estructura
similar, pero con menos percusiones a Caifanes. Un manejo de cuerdas, una voz
limpia, arpegiada. Luego tomó su camino.

Los iluminadores profesionales nos hablan de la diferencia entre iluminar un
ballet, una sinfónica, un concierto de rock. Es otro el manejo de cambios, de tonos,
de esa paleta acuarelística.

Siddhartha crece. Presencia. Cercano a lo poético en sus letras. O posiblemente
un llamado a una poética. Y así la nave va, el concierto de los planetas se vuelve
uno para hablar del universo.

Y recorremos su obra. Y recorremos ese hilo conductor más allá de las primeras
entradas, de los llenos totales, de ese concierto del viernes en el auditorio Telmex.
¿Hasta dónde nos llevará Siddhartha con ese juego de luz y color? Con esa
textura en sus acordes. Dejémonos por lo pronto volar en la imaginación de la
música, y gritemos, felices, ante la entrada de los grandes.

Vivamos nuestro tiempo. Nuestro hacer en mar de propuestas, de afinidad en el
color, en la paleta sincopada de la trayectoria de unos acordes iniciáticos con lo
acústico de una guitarra. Dejémonos llevar la emoción hasta otros espacios. Los
planetas nos esperan.

Tal vez te puede interesar Ante el fenómeno de los desaparecidos, también la autoridad está desaparecida

1 pensamiento sobre “Más fibras”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: